La coordinadora del PRD en la Cámara de Diputados, Verónica Juárez Piña, solicitó a la mayoría de Morena y a sus aliados en la Cámara de Diputados no aprobar en fast track la iniciativa de reforma energética enviada por el Ejecutivo federal, con el fin de dar la oportunidad de que haya una amplia discusión para analizar y plantear una reforma “realmente necesaria” para el sector energético.

Sin embargo, Morena dijo que es de suma necesidad y en extremo apremiante aprobar la iniciativa del Ejecutivo para reformar la Ley de Hidrocarburos, ya que es una “vuelta de tuerca” más a la lucha contra la corrupción y los efectos de impunidad permitidos por la actual legislación.

La perredista manifestó que ni la reforma eléctrica ni la reforma energética planteadas por el presidente de la República atienden el derecho de las y los mexicanos a energías sustentables.

“Desde el Grupo Parlamentario del PRD nos pronunciamos por una reforma que realmente garantice la seguridad energética del país, que permita la modernización de Petróleos Mexicanos y atienda el derecho de las y los mexicanos a las energías limpias”, dijo.

Por el contrario, agregó, “significan un retroceso, mantienen los vicios, la corrupción, la opacidad, el despilfarro y los rezagos tecnológicos, tanto de la Comisión Federal de Electricidad como de Pemex.”

Afirmó que, además, afecta las finanzas públicas y la economía de las y los mexicanos, pues no promueve la modernización de Petróleos Mexicanos, acota la inversión de recursos públicos para exploración y producción, e impulsa proyectos obsoletos e inviables como, dijo, la Refinería de Dos Bocas; y, por otro lado, frena la participación de la inversión privada que fomente la competencia.

Advirtió que esto sólo tendrá como consecuencia el encarecimiento de los combustibles, como ya ocurre con las gasolinas, por lo que pidió no aprobarla al “vapor”.

No obstante, el diputado de Morena, Marco Medina, externó su total respaldo a la iniciativa del Ejecutivo. Ya que se enmarca en la lucha contra la corrupción, piedra angular del neoliberalismo y del “prianismo” de los últimos tiempos. Así como, contribuye a afianzar la soberanía energética y la rectoría del Estado.

Manifestó que lo más impactante de la iniciativa de reforma a la Ley de Hidrocarburos, es la posibilidad de suspensión de permisos a particulares para operar con hidrocarburos y petrolíferos, a tomar el control y operación de las instalaciones correspondientes por parte de las autoridades energéticas.

Además, la propuesta de reforma amplía las causales de revocación de permisos, para incrementar las sanciones por actividades depredadoras del interés nacional y que no han podido ser eliminadas a pesar del decidido combate que se ha emprendido por parte del Gobierno de la República.

Asimismo, sustituye la afirmativa ficta por la negativa ficta –ambas, decisiones normativas de carácter administrativo– para las solicitudes de permisos con el objetivo de operar mediante hidrocarburos y petrolíferos por parte de particulares.

A fin de no arriesgar la seguridad energética, la economía nacional y a la sociedad, además de elevar a rango de ley la Política Publica de Almacenamiento Mínimo de Petrolíferos, publicada el 12 de diciembre de 2017 en el Diario Oficial de la Federación, y modificada por el decreto publicado en el mismo medio el 6 de diciembre de 2019, con el propósito de salvaguardar los intereses y la seguridad nacionales.

Por lo tanto, el diputado Marco Medina insistió en la apremiante necesidad de aprobar la iniciativa del Ejecutivo.

También puedes leer: Reforma a hidrocarburos es para evitar huachicol, no para hacer expropiaciones: AMLO