El terror por los cuerpos abandonados en cajas de tráilers en Jalisco, continúa. Ahora los protagonistas son la burocracia, los tratos indignos y la desatención de las autoridades estatales.

Alejandro Puerto, acudió al al Servicio Médico Forense de Jalisco con la esperanza de encontrar a su sobrino entre los cuerpos amontonados en las cajas del tráiler, después de 8 horas salió con un dolor más grande que con el que entró.

“Las deficiencias llegan a un grado de desesperación infinito. A pesar de que estuve esperando 8 horas, mi cita duró menos de 10 minutos pues por la tarde ¡sólo revisan los archivos del 2018! Por lo que me aconsejaron volver en una semana a las 9 am para que no haya tanta gente”, denunció a través de redes sociales.

Puerto evidenció la poca credibilidad del servicio de búsqueda en Jalisco, ya que lo realizan prestadoras de servicio social y no personal forense, además de que no cuentan con una base de datos accesible: la búsqueda se realiza en carpetas apiladas en una silla.

“Aunque el esfuerzo de las servidoras sociales es muy afectuoso, la logística es muy limitada: sólo atienden de a dos familiares por turno. Mi ficha era la 55 y ahora qué voy saliendo hay 30 números más y la gente no para de llegar”, publicó Alejandro a través de su cuenta de Twitter.

El familiar además denunció que el edificio del SEMEFO se encuentra en el abandono y sin recursos tecnológico, además señaló que tanto el gobernador Jorge Aristóteles Sandoval como la Fiscalía de Jalisco están “montando un teatro para eludir su responsabilidad”.

“Existe una responsabilidad política por parte del Gobernador en dos cosas principalmente:
1. contar con facilidades para encontrar a nuestros familiares y contar con un ambiente digno. No sólo son las cajas de los trailer, a cuadras de distancia se puede distinguir el olor a carne putrefacta que emana del edificio del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses. No se vale”.

Te puede interesar: TRÁILER CON CUERPOS: LA RECONSTRUCCIÓN DE LOS HECHOS

“Lo que más dolió de todo lo que experimentamos hoy en el IJCF, fue darnos cuenta de lo mucho que la gente está dispuesta a soportar un trato indigno e inhumano con tal de encontrar a sus familiares. Cierro con esto, esperando que nos ayude dimensionar el tamaño del problema”, concluyó Alejandro Puerto.