Jalisco reactivó los trabajos de su Comisión de Búsqueda de Personas Desaparecidas con la reciente designación de Francelia Hernández Cuevas como su nueva titular, luego de que este órgano quedara acéfalo ante la renuncia de su anterior responsable, Francisco Javier Ávila Navarro.

A finales de mayo pasado el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, confirmó que Ávila Navarro había dimitido de su cargo como titular de la Comisión de Búsqueda de Personas Desaparecidas, no obstante que apenas tenía cerca de dos meses desempeñando esa función.

Sin embargo, este 5 de julio pasado se oficializó que la Comisión ha quedado ahora bajo las riendas de Hernández Cuevas, a quien el gobernador, Alfaro Ramírez, presentó como “una mujer con 20 años de experiencia en temas de prevención de desaparición de personas, políticas públicas y programas relacionados con la procuración de la justicia”.

“Entre muchas otras cosas”, apuntó el mandatario, “Francelia creó el proyecto Red Municipal de Alerta Amber en los 125 municipios de Jalisco. Es doctorante en Derecho por la Universidad de Guadalajara, tiene una maestría en Seguridad Pública y Administración de la Justicia, y es licenciada en Derecho”.

El gobernador eligió a Hernández Cuevas de una terna que le remitió el Comité de Selección, mismo en el que estuvieron representados los colectivos de familias de personas desaparecidas: Por Amor a Ellxs y Familias Unidas por Nuestros Desaparecidos Jalisco (Fundej), además de representantes del Gobierno de Jalisco.

De acuerdo con la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas de 2017, cada entidad federativa debe tener en operación una Comisión de Búsqueda de Personas Desaparecidas para enfocarse de lleno en dicha tarea.

A decir del Gobierno de Jalisco, los seis principales pendientes que tiene la Comisión local en esta materia son los siguientes:

1. Continuar con el proceso de coordinación y establecer rutas de trabajo estrecho con las dependencias involucradas en el proceso de búsqueda de personas a nivel local y nacional.

2. Llevar a cabo acciones de búsqueda de manera física cuando éstas no representen un riesgo para él o su equipo. Para el caso en que implique un riesgo se realizará planeación previa y coordinación con otras dependencias.

3. Fortalecer y establecer mecanismos claros de coordinación y flujos de información con instituciones, dependencias y organizaciones que puedan agilizar y colaborar con el proceso de búsqueda de personas. Por ejemplo, hospitales, instituciones, establecimientos o dependencias que cuenten con circuitos de vigilancia, colectivos a nivel local y nacional, entre otros.

4. Trabajar, acompañar y orientar a las familias de personas desaparecidas para establecer otras estrategias y cursos de acción inmediatas.

5. Consolidar un equipo de trabajo para cubrir y responder a las necesidades expresadas por los colectivos y la situación actual del problema de desaparición de personas en el estado de Jalisco.

6. Definir características y ruta de trabajo para consolidar un sistema de información que agilice la búsqueda de personas en la entidad.

En Jalisco el gobierno local ha estimado que hay más de 7 mil personas en calidad de desaparecidas, por lo que el propio mandatario reconoció el mismo 5 de julio que: “El compromiso es titánico pero confiamos en que (Hernández Cuevas) estará a la altura del problema y fortalecerá el proceso de coordinación institucional, comunicación con familiares de víctimas y colectivos, la aplicación de mecanismos y un sistema de información que agilice la búsqueda”.

Alfaro Ramírez ha aseverado que en su gobierno la problemática de los desaparecidos “será tomada en serio, no la dejaremos nunca más en archiveros, detrás de mentiras y opacidad; vamos juntos y sin descansar en la búsqueda de cada persona que no está, que nos falta”.

TE RECOMENDAMOS LEER: CHEQUE EN BLANCO