Comensales que asistieron a varios de los restaurantes con terraza ubicados en el Centro Histórico, a un costado de la Plaza de la Constitución, denunciaron estafas y abusos por parte de los administradores de los negocios.

Una mujer, identificada como Sandra Gudiño, narró en sus redes sociales que en junio pasado acudió al restaurante “Mirador Zócalo”, ubicado en el sexto piso de la calle Monte de Piedad 11, donde le cobraron 1,540 pesos por tres hamburguesas y tres bebidas.

“Todo estuvo bien hasta que pedí la cuenta”, explica la mujer. “Mi cuenta inicial era de 850 pesos que de la nada en la cuenta de consumo era de 925 y ya con su servicio el total era de 1,540 pesos”.

El mesero le explicó que en la cuenta ya estaba incluida la propina, más el precio por el “hoss” y una cantidad extra por el “cover” por cada persona; a lo que ella le respondió que la ley del consumidor prohibía a los establecimientos cobrar el servicio de forma obligatoria.

También le señaló que en ningún momento le anticiparon el tema del “cover”. Sin embargo, el mesero comenzó a intimidarla. “Se puso tan intimidante, al punto de que casi estaba encima de mi, estuve en total desventaja ya que iba a acompañada solo de mis hijos y pues sí te intimidan porque cuando le empecé a reclamar al mesero de la nada aparecieron cuatro hombres más”.

Finalmente, la mujer no pagó lo que el personal del restaurante exigía; sin embargo, ella temió por su seguridad y la de su familia ya que, asegura, en la entrada del edificio habían personas que aparentemente “estaban coludidos con ellos”.


“curiosamente intenta googlear el lugar y no lo encuentras por ningún lado, los meseros no portan uniforme, están vestidos de una manera tan común que pasan desapercibidos, en ningún momento dudé de la calidad del servicio ya que que es un lugar acogedor, no se ve de mala muerte, pero en fin, las apariencias engañan”.

Pero esa no es la única denuncia. Una joven acusó, a través de la red social TikTok, que inicialmente le ofrecieron tragos de 45 pesos y comidas de hasta 95 pesos. Sin embargo, una vez que subieron a la terraza, se percataron de que lo más barato para comer eran unos nachos de 295 pesos. Finalmente, por dos cervezas y una coca cola, les cobraron 660 pesos. Además, no les permitieron pagar con tarjeta porque “no tenían terminal”.

“Mi marido y yo caímos en ese lugar. No somos de aquí, pero estuvimos viviendo temporalmente, esa fue una lección que nunca olvidaremos”, denunció otra comensal en la web.

En respuesta, la Autoridad del Centro Histórico argumentó que la verificación de esos establecimientos correspondía a la alcaldía Cuauhtémoc; sin embargo, ellos ya sostuvieron una reunión con la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

También informó que el Invea acudió a revisar a los restaurantes de la zona; mientras que la Dirección General de Reordenamiento de la Secretaría de Gobernación capitalina atiende el tema de los promotores que buscan a las personas para invitarlas a comer en las terrazas.

Te puede interesar: Así se realizan las presuntas estafas en restaurantes del Centro Histórico de la CDMX