Después del toque de queda autoimpuesto por los ciudadanos ante la serie de atentados ocurridos en lo que ya se ha denominado como “El jueves Negro”, poco a poco Ciudad Juárez empieza a recuperarse de lo sucedido.

El fin de semana iniciaron los servicios funerarios para las 11 víctimas fatales, algunos de los negocios afectados limpiaron los establecimientos y reabrieron sus puertas y la industria maquiladora retomó sus horarios de trabajo, incluyendo el tercer turno.

Sin embargo, aún se percibe el miedo, principalmente en las sucursales de las cadenas comerciales afectadas, y se percibe la indignación por la muerte de las personas inocentes.

El restaurante de pizzas Little Caesars retomó sus actividades el sábado tras cambiar los vidrios dañados por los balazos y limpiar la sangre derramada en la recepción.

La tragedia en Ciudad Juarez

Días antes, durante la tarde del jueves, en la plaza comercial donde se ubica la pizzería, llegaron unos siete hombres que portaban armas largas. Se dividieron y dispararon en contra de los empleados de la estación radiofónica MegaRadio, quienes habían instalado una carpa a unos metros de la pizzería para promocionar un baile al aire libre.

Ahí murieron Allan González, locutor; Lino Flores, del área de promociones; Armando Guerrero Armendáriz, gerente de Operaciones, y Alejandro Arriaga, escolta.

Otros tres hombres dispararon contra la pizzería, varios clientes que estaban formados alcanzaron a correr y tres hombres y una mujer que estaban en el interior resultaron heridas, ellos continúan internados y fueron reportados como estables.

Además, sigue cerrada una tienda de la cadena comercial Circulo K, domiciliada en la carretera a Casas Grandes y Salvador Díaz Mirón, donde hombres armados también dispararon.

Ahí fueron baleados Omar Zúñiga y su hijo Christian Omar Zúñiga de 12 años, ambos fueron trasladados a un hospital. Pero el adolescente murió el mismo día. Mientras que su padre continúa internado, pues recibió ocho impactos de bala.

A unos metros de la puerta principal de ese negocio, amigos de las víctimas y vecinos colocaron una cruz blanca pidiendo por el descanso eterno de Christian, así como veladoras y flores.

La tienda Oxxo en la calle Hiedra de la colonia Infonavit Juárez Nuevo, donde fue provocado un incendio con una bomba molotov que causó la muerte de María del Refugio Gómez Ramírez y Saira Janet de Santiago Castro, 54 y 18 años de edad, respectivamente, sigue cerrada.

Retoman actividades

En el Cereso 3 de Ciudad Juárez, donde hubo una reyerta que cobró la vida de dos internos y dejó cerca de 20 heridos, hecho que al parecer fue el detonante de la serie de atentados ocurridos en contra de la población civil, se retomaron las visitas el fin de semana.

El sábado fue poco el tráfico vehicular y el domingo las familias comenzaron a salir, se observó más presencia de personas en centros comerciales, restaurantes y aumentó el tráfico en las calles.

Te puede interesar:

Después de la tormenta de violencia del crimen organizado

Michoacán, entre psicosis y baja en pedidos de aguacate