De las 157 embajadas, consulados, oficinas de enlace y misiones permanentes con las que cuenta México, las dos de mayor importancia estratégica son las de Estados Unidos y Naciones Unidas, las cuales están bajo la responsabilidad de Esteban Moctezuma y Juan Ramón de la Fuente, respectivamente, quienes han logrado sobrellevar situaciones complejas pese a no contar con carreras diplomáticas.

Los embajadores, quienes fueron destapados como presidenciables por el mismo López Obrador poco después de las elecciones de 2021, además de compartir trayectoria, también fueron secretarios de Ernesto Zedillo en distintos puntos de su sexenio.

Desde que llegó a Washington en febrero del año pasado, Moctezuma ha lidiado con fuertes críticas hacia el Gobierno mexicano por temas tan amplios como la reforma eléctrica de López Obrador, los asesinatos de periodistas y la demanda contra productores estadounidenses de armas.

De la Fuente puede presumir que su gestión logró asientos en los consejos de Seguridad y Económico-Social de la ONU, impulsó la propuesta de López Obrador para garantizar el acceso a la vacuna contra COVID-19 y ha llamado al fin de las hostilidades en Ucrania.

Al analizar el desempeño de Moctezuma y De la Fuente, el académico de la UNAM, Ricardo Tapia Basurto, recalca la diferencia entre el embajador ‘per se’ y el cuerpo diplomático que le acompaña. Mismo que, dada la importancia de sus embajadas, está integrado por profesionales.

“Incluso su cuerpo de asesores se ha mantenido relativamente estable, en el caso de Esteban. Sus limitaciones por falta de experiencia son compensadas por el capital humano acumulado que existe en general y, al mismo tiempo, porque la relación conserva ciertas condiciones.”

Mientras que, “en el caso de Juan Ramón en Naciones Unidas, de igual forma México ha sido referente y el cuerpo diplomático en su conjunto se ha mantenido trabajando de forma regular. El embajador, pese a no tener trayectoria diplomática profesional, tiene amplia experiencia en espacios y foros similares”.

También puedes leer:

Embajadas y puestos diplomáticos en ‘remate’ en la 4T

Ganancia política, carencia en cargos diplomáticos