Hay diferencias al comparar los resultados en combate a la corrupción que ha dado la Fiscalía Anticorrupción, encabezada por Javier Garza y Garza, y los de la extinta Subprocuraduría en Combate a la Corrupción, de Ernesto Canales.

Javier Garza y Garza, quien fue nombrado el 9 de marzo de 2018 como fiscal anticorrupción, no ha concretado llevar a proceso a funcionarios estatales de segundo nivel del Gobierno de Jaime Rodríguez Calderón, por los casos del Cobijagate y la compra de un dron a sobre precio.

Mientras que Canales, quien fue designado por “El Bronco” como subprocurador anticorrupción en diciembre de 2015, logró en su primer año de gestión abrir 250 carpetas de investigación de la administración del exmandatario Rodrigo Medina.

250

carpetas de investigación abrió la subprocuraduría

De estas investigaciones, en 40 casos hubo vinculación a proceso y 10 medidas cautelares, entre éstas que el exmandatario Rodrigo Medina estuviera preso 19 horas en el Penal del Topo Chico por el caso Kia.

40

casos con vinculación a proceso registró el órgano extinto

La diputada de Movimiento Ciudadano (MC), Mariela Saldívar, menciona que la fiscalía de Javier Garza y Garza ha tenido cero resultados en combate a la corrupción en Nuevo León, a pesar de que existen varios casos que ameritan una investigación.

“El Sistema actual, como está, tiene menos resultados que cuando no era autónomo y no tenía un comité coordinador”, señala la legisladora.

La Fiscalía aún no tiene sentencias o sanciones para algún funcionario público, a pesar de que se han destapado públicamente actos de corrupción y opacidad en el Gobierno estatal y municipios metropolitanos.

Saldívar acusa que el Comité Ejecutivo del Sistema Estatal Anticorrupción (SEA) no está haciendo un buen seguimiento al trabajo del Comité Coordinador, que está integrado por siete órganos autónomos.

“Es indispensable que el Comité Ejecutivo realmente esté dando seguimiento para que el Sistema Estatal Anticorrupción tenga resultados”, afirma la diputada.

Este Comité Coordinador está integrado por nuevos entes: el Comité de Participación Ciudadana (CPC), la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción y el Magistrado de la Sala Especializada en materia de Responsabilidades Administrativas. Además lo conforman órganos autónomos que ya estaban establecidos, tales como la Auditoría Superior del Estado de Nuevo León (ASENL), la Contraloría y Transparencia Gubernamental, la Comisión de Transparencia y Acceso a la Información (Cotai) y el Consejo de la Judicatura.

¿Combate a modo en la Fiscalía Anticorrupción?

Ernesto Canales, quien fue titular de la Subprocuraduría en Combate a la Corrupción, reconoce que la actual Fiscalía Anticorrupción se dedicó a cerrar casos, en su mayoría de funcionarios de la administración de Rodrigo Medina.

“Más bien se dedicó a cerrar investigaciones, probablemente en las que estaban interesados los diputados. Nosotros no veíamos nada para cerrarlas, estoy de acuerdo en que se tenían que hacer más investigaciones, pero no cerrarlas”, asegura en entrevista con Reporte Índigo.

El entonces subprocurador considera que mientras el Congreso tenga que designar al fiscal anticorrupción, los diputados del partido con mayoría van a elegir un perfil que defienda sus intereses.


El Congreso es un órgano político, entonces van a tomar las decisiones en función de sus intereses. Y en ese entonces que el PAN y el PRI eran mayoría en el Congreso, tenían especial deseo de que no se abrieran casos de investigación de sus funcionarios

Ernesto Canales

Extitular de la Subprocuraduría en Combate a la Corrupción

El fiscal anticorrupción, Javier Garza y Garza, aseguró en abril de 2018 que los casos tratados por Canales carecían de pruebas y sustento legal, por lo que determinó no continuar con el proceso.

“Hay infinidad de defectos, falta de pruebas, fundamentalmente, de datos o el acompañamiento de esos. Definitivamente esto iba a producir una no vinculación a proceso”, dijo.

La mitad de las investigaciones contra exfuncionarios medinistas era por uso indebido de funciones.

“Yo quería continuar con la inercia de la Subprocuraduría Anticorrupción en los términos que estaba encarrilado pero al ver algunas cosas que no me gustaron como abogado, ahí es donde estoy metiendo freno para tomar las mejores determinaciones”, lamentó Garza y Garza.

También puedes leer: Gastos corruptos en el Sistema Anticorrupción de NL