La tarde de este domingo, Carina Arvizu, directora de Desarrollo Urbano del Tren Maya, dio a conocer los avances de AMLÓpolis, el proyecto de desarrollo territorial propuesto por Román Meyer Falcón en 2018.

Y es que luego de tres años de planeación, Arvizu compartió fotografías sobre el proyecto que busca un ordenamiento territorial que promueve la justicia social, con el objetivo de construir colectiva las comunidades de México.

Por medio de su cuenta de Twitter, Arvizu escribió “presentamos AMLOPOLIS: la propuesta de ordenamiento territorial impulsada en este gobierno, que promueve la justicia social”, agregó en su cuenta de Twitter.

La funcionaria recalcó el inicio de la planeación de este proyecto el 18 de junio de 2018 y cómo tres años después se está construyendo colectivamente a las comunidades.

Lo anterior generó varios comentarios al punto de volverse tendencia, ya que no fueron pocos quienes criticaron que se trata de una apología del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Puedes leer: AMLÓPOLIS, el plan de vivienda con el que Obrador pretende transformar ciudades

“Hay mil razones por las que no usar ese nombre. La primera, por dignidad. Pero la más lógica, para aceptación del proyecto!”, “El culto a la personalidad de AMLO como forma de gobierno, es descarado y alarmante”, “Chávez les llamo Consejos comunales Bolivarianos”, son algunas de las respuestas en torno a la publicación hecha por Arvizu en su cuenta de Twitter.

La misma titular de Desarrollo Urbano dijo que el proyecto de “Amlópolis” es parte del bienestar que genera el Tren Maya, obra de mil 500 kilómetros que conectará los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

Cabe recordar que cuando se presentó el proyecto se anunció que ‘AMLÓpolis’ incluye siete ejes: desarrollo regional; política metropolitana; desarrollo urbano; suelo; vivienda; movilidad y política agraria.

La propuesta de desarrollo regional es impulsar una mayor inversión pública y privada en las regiones más rezagadas del país para ‘emparejarlas’ con el nivel económico de las más competitivas, lo que busca acabar con la desigualdad y la concentración de la pobreza.