La madrugada del miércoles fueron asesinadas cuatro personas indigentes, tres hombres y una mujer, en un parque público ubicado en la colonia Lomas de Polanco en Guadalajara, informó la Fiscalía General de Jalisco.

El multihomicidio ocurrió alrededor de las 2:30 en la localidad de Joaquín Parres, entre las calles 5 y 7, donde vecinos de la zona reportaron varias detonaciones de arma de fuego.

Policías municipales arribaron al lugar, donde encontraron a varias personas heridas y solicitaron el apoyo de los servicios médicos; sin embargo, dos hombres y una mujer ya habían perdido la vida por múltiples impactos de bala.


“A su arribo encontraron a varias personas con impactos de arma de fuego, por lo que de inmediato solicitaron el apoyo de paramédicos de los Servicios Médicos Municipales quienes a su arribo confirmaron el fallecimiento de dos masculinos y una femenina, todos presentaban heridas en diversas partes del cuerpo”.

Otros dos hombres fueron enviados a la Cruz Verde Leonardo Oliva, pero uno de ellos falleció por las lesiones horas más tarde.

Las autoridades trasladaron los cuerpos al Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses para realizarles los dictámenes periciales correspondientes y conseguir identificar sus identidades.

“La escena fue asegurada por agentes ministeriales de la Fiscalía del Estado quienes con el apoyo de peritos llevaron a cabo labores de campo y procesamiento para la recolección de indicios que se allegarán a la carpeta de investigación y continuar con las pesquisas del caso”.

En julio de 2019 un asesinato a personas en situación de calle conmovió a la población de la Ciudad de México, pues un hombre y una mujer indigentes murieron calcinados en inmediaciones de la alcaldía Miguel Hidalgo. Presuntamente, la pareja dormía en la calle cuando dos personas se acercaron a ellos para prenderles fuego.

Expertos han catalogado los crímenes contra personas indigentes como consecuencia de la aporofobia, es decir, la fobia a las personas pobres o desfavorecidas.

Según un trabajo publicado por el Programa Universitario de Derechos Humanos de la UNAM, esta fobia puede llevar a la comisión de delitos.


“La aporofobia y otras fobias forman parte del discurso del odio que, en ocasiones, lleva a la comisión de delitos de odio. Quien expresa ese discurso lo hace sin atender razones ni le concede a su víctima el derecho de réplica, abrumándolo con sus argumentos y condenándolo de antemano”.

Te puede interesar: Se incrementan crímenes de odio en México durante los últimos cinco años