La Asociación Mexicana de Empresas de Seguridad Privada y el Observatorio Nacional Ciudadano acordaron compartir información, conocimientos, experiencias, equipos y tecnología y construir “inteligencia”, para elaborar estrategias para prevenir y enfrentar la grave inseguridad que se vive en México.

La graupación dice que en 2019 fue el año con los mayores índices delictivos, que descendieron en el año 2020 con la llegada de la pandemia a México, pero en los primeros meses de 2021 presenta “un grave crecimiento”.

La Asociación Mexicana de Empresas de Seguridad Privada (AMESP), que encabeza el capitán Salvador López Contreras, y el Observatorio Nacional Ciudadano. que preside el doctor Francisco Rivas Rodríguez, acordaron compartir información.


“Ambos organismos determinaron implementar acciones para prevenir y enfrentar con esa 'inteligencia' y de mejor manera a la delincuencia que opera en el país. Por ello, colaborarán para determinar cómo están actuando los grupos delictivos, qué viven las empresas en materia de inseguridad, los ciudadanos y las organizaciones. A partir de ahí, trazar los modus operandi de estos para elaborar soluciones, protocolos de actuación y la tecnología necesaria para enfrentarlos con éxito”, explica la AMESP en un comunicado.

Las organizaciones establecerán una agenda de acciones en la que puedan construir actividades juntos y sobre la información que tengan ambas, socializarla y construir acciones en beneficio de la población.

Dentro de las cifras dadas a conocer por Francisco Rivas se establece que en lo que va del año diariamente hay 96 víctimas de homicidio doloso, tres víctimas de feminicidio, 49 de homicidio culposo, dos de secuestro, 24 de extorsión y dos de trata de personas.

“Si es cierto que han bajado los robos de vehículos, pero en cambio ha crecido el robo a transeúnte y en transporte público. En el caso de hurtos a negocios, ha bajado igual que los de casa habitación, pero ello no significa que estemos bien, sino porque la movilidad de las personas todavía es un poco limitada a causa de la pandemia”, de acuerdo con el comunicado.


En materia de fraudes y desapariciones, en estos últimos meses se han reportado tres mil desaparecidos. En el primero no hay registro, pero sí se han disparado las atenciones a víctimas de este tipo de delitos.

Rivas señaló que 2019 fue el año con los mayores índices de inseguridad en todos los niveles en el país. Fue un año dramático. Resaltó que cada vez es más amplia la diferencia entre las cifras que maneja la autoridad federal en materia de incidencias de delitos y las reales.

“Es muy difícil entonces dar soluciones adecuadas a este tipo de problemas, con información falsa o alejada de la realidad, de ahí la necesidad de que organizaciones como la AMESP y el Observatorio pongan en práctica sus experiencias, conocimientos, equipos, tecnología y capacidad para elaborar estrategias para poder brindar seguridad a la población del país”, explica la organización.