El presidente Andrés Manuel López Obrador enfatizó que Javier May relevó a Rogelio Jiménez Pons al frente del Fondo Nacional de Fomento Turístico (Fonatur) y encargado de la construcción del Tren Maya, porque se necesitaba a un responsable que se aplicara a fondo ya que se requiere concluirlo en 2023.

“Agradecemos lo que hizo Rogelio, dejó abierto el camino pero ahora lo que necesitamos es más acción”, subrayó en el salón Tesorería de Palacio Nacional.

En las últimas semanas se informó que cambió el trazo en la ruta del Tren Maya en varios tramos y en el caso del trayecto de Cancún-Tulum ya no correrá en un segundo piso sino que pasará en los espaldares de la zona hotelera por lo que también se realizaron expropiaciones “concertadas”, además de que se elevaron los costos.

El primer mandatario subrayó que para las obras prioritarias de la 4T se requiere a funcionarios comprometidos y entusiasmados, “que no se detengan ante nada”.

Puso como ejemplo que se terminará en tiempo con la construcción de la nueva refinería en Dos Bocas, Tabasco, y del nuevo aeropuerto Felipe Ángeles porque están al frente la secretaria de Energía, Rocío Nahle, y el general Ricardo Vallejo Suárez, respectivamente, “y nada de que llovió o no quieren los transportistas trasladar el material, o se les fue la luz, no tenemos trabajadores suficientes, nada”.

“Necesitamos terminar estas obras y necesitamos responsables que estén comprometidos por entero, que no se detengan ante nada y que se apliquen a fondo. Es un poco el método de trabajo para poder llevar a cabo una obra, se requiere un mando y se requiere una supervisión permanente, constante, y si hablamos de la obra de transformación que es algo de mayores dimensiones pues no vamos a estar considerando que son nuestros amigos o nuestros familiares o nuestros compañeros y resulta que no dan resultados”, advirtió.

Lee también: Fonatur anuncia cambio en ruta del Tren Maya: ya no entrará a Playa del Carmen

López Obrador dijo que en algunos casos lamenta los ajustes pero se tiene que cumplir con el compromiso de transformar al país.

“Podemos querer mucho una persona pero si no se aplica no se entusiasma, no tiene las con visiones suficientes, no internaliza de que estamos viviendo un tiempo histórico, un momento estelar en la vida pública de México, un tiempo interesante, qué está pensando que es la misma vida rutinaria del gobierno, que todo es ortodoxo, que todo es plano, que no importa que se pase el tiempo, pues entonces no está entendiendo que es un cambio profundo”, aseveró.