El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) advirtió que está viendo “la mano negra de los conservadores” en los reclamos de las iglesias que piden un diálogo nacional ante la violencia.

Sin embargo, afirmó que no hay distanciamiento con los representantes religiosos.

Dijo que su gobierno escucha a todos y hay un diálogo permanente con la gente.

“Y en el tema de la violencia, no se puede enfrentar la violencia con la violencia, y estamos convencidos de que la paz es fruto de la justicia, y estamos convencidos de qué no se puede enfrentar el mal con el mal, y estamos convencidos que fue un error declarar la guerra a la delincuencia en el gobierno de (Felipe) Calderón”, aseveró

AMLO manifestó que “los adversarios nuestros como no han podido imponerse ahora están queriendo que nosotros entremos a una polémica con las iglesias, no, hablando de lo mismo, amor y paz, nos identificamos muy bien con el papa Francisco, y también tenemos muy buena relaciones con pastores, con ministros de otras iglesias, pero ya estoy viendo la mano negra no, de los conservadores que quieren ahora echarnos encima a las iglesias, no”.

También expresó su admiración por Jesucristo.

Lee también: AMLO cuestiona “hipocresía” de Iglesia: ¿Cómo que ya no alcanzan los abrazos, quieren violencia?

“Si me piden que yo exprese cuál es mi dirigente social más admirado, al que respeto más por su entrega a favor de los desposeídos es por Jesucristo, que – de acuerdo a mi interpretación teológica – encabezó un movimiento en favor de los pobres, y por eso los poderosos de su época, lo seguían, lo espiaban, lo llamaban ‘alborotador del pueblo’, ‘agitador del pueblo’ y lo crucificaron. Y también por eso me identifico con el papa Francisco”, comentó.

Señaló que en su gobierno son humanistas y que son las circunstancias las que llevan a algunos a tomar el camino a las conductas antisociales.

Por ello destacó la importancia de tener las causas que originan la violencia.