El actor mexicano Roberto Cavazos aseguró que él también fue víctima de acoso sexual por parte de Kevin Spacey, cuando ambos coincidieron en Londres, en el tiempo en el protagonista de ‘House of Cards’ era director del Old Vic Theatre.

“Yo mismo tuve un par de encuentros desagradables con Spacey que estuvieron al filo de poder ser llamados acoso. Es más, de haber sido yo una mujer, probablemente no hubiera dudado en identificarlo como tal, pero supongo que la falta de una acción más concretamente directa o agresiva me llevó a justificar el incidente como ‘una de esas cosas’”, escribió en dramaturgo mexicano en sus redes sociales.

En una segunda ocasión, el mexicano dijo que encontraba en el bar del teatro británico, en una fiesta que se organizó Kevin Spacey. Él llegó a saludarlo y, al estrechar su mano, sintió una caricia inapropiada. De inmediato, hizo que lo soltara y siguió hablando con sus compañeros, sin darle más importancia al asunto.

“Somos muchos los que tenemos un “Kevin Spacey story”. Parece que sólo hacía falta ser un varón menor de 30 para que el señor Spacey se sintiera libre de tocarnos. Era tan común que hasta se volvió un chiste local (de muy mal gusto)”, agregó Cavazos.

El actor mexicano, que ha participado en películas como ‘Rush’ y ‘El Beso, afirmó que tiene conocimiento de que serán muchísimos más los que se atrevan a denunciar a Spacey de acoso sexual en los próximos días y semanas y que no le sorprendería que las acusaciones alcanzarán números similares a los de Weinstein. 

“En Londres, el caso de Spacey era muy mal visto. No dudo que hubieran más como él, pero ninguno tan público y descarado. En el medio se le reprochaba ese comportamiento por su total falta de profesionalismo, sin llegar a mencionar la cuestionable moralidad2, afirmó.

Por último, el actor de 35 años dijo que la situación en México es similar y que en muchas ocasiones este tipo de comportamiento se aplaude en el medio artístico..

“La frecuencia con la cual me entero que las supuestas “vacas sagradas” del teatro mexicano se comportan igual o peor que Spacey o Weinstein. Que les parece perfectamente válido preguntarle a sus actrices cómo va su vida sexual o tocar abiertamente a sus alumnos frente al resto de la clase, pedirles que se desnuden en los exámenes de admisión a una de las más respetadas escuelas de teatro del país”, finalizó.