11

millones de personas sintonizaron la tercera temporada de The Walking Dead


La serie de “The Walking Dead” terminó por convertir la fiebre por los zombis en una epidemia a partir de 2010

A pesar de que los zombies (zombis, según la RAE) tienen desde hace tiempo su propio club de fans, de un tiempo a la fecha su virus se ha esparcido más de lo normal, infectándonos a todos. 

Desde la vida real hasta la literatura, pasando por la televisión y los cómics, parece que no hay cosa que no haya sido “zombificada”.

Esta fiebre se puede remontar hasta las películas de culto de la década de los 60 y 70 –aunque el género como tal comenzó en los años 30–, como la aclamada “Night of the Living Dead” (o “La noche de los muertos vivientes”) de George A. Romero que fue estrenada en 1968. Y más recientemente, “Dawn of the Dead”, un remake que hizo Zack Snyder en 2004 de la cinta del mismo nombre que realizó Romero en 1978.

La película de Snyder ayudó a revivir el género. Ese mismo año también salió “Shaun of the Dead”, una muy bien lograda parodia sobre el género. “Planet Terror” (2007), el tributo de Robert Rodríguez al cine de estos personajes, y “Zombieland” (2009), la comedia que tiene la lista de reglas para sobrevivir al apocalipsis zombi (y a Bill Murray actuando como muerto viviente), son dos referencias dignas de mencionar.

“Juan de los Muertos” (2011) es la representante latinoamericana. La comedia ambientada y grabada completamente en Cuba es una de las primeras de este lado del continente en adentrarse a este género.

Zombies muy vivos

El tema zombi ya ha permeado en nuestra cotidianidad.

La Universidad de Idaho se colgó de la popularidad de estos personajes para atraer más alumnos a “Zombie Apocalypse and International Issues”, una materia que utiliza el ejemplo de un posible ataque para estudiar la reacción a una crisis mundial de esas dimensiones.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, en inglés) lanzaron hace unos años “Zombie Preparedness”, una guía gancho para la preparación de los ciudadanos ante otro tipo de situaciones de riesgo. 

“Si estás bien equipado para lidiar con el apocalipsis zombi, entonces estarás preparado para un huracán, una pandemia, un terremoto o un ataque terrorista”, dice su director Ali Khan.

En lo que va de 2012, se han dado a conocer casos de personas que –al parecer bajo la influencia de alguna droga– atacan a otras, en episodios que incluyen violencia y canibalismo, por lo que se clasificaron como ataques zombis, a pesar de que en ninguno de los casos el atacante era un muerto viviente.

Florida aparece como la cuna de este apocalipsis, pues la mayoría de los casos se han registrado ahí. El más famoso hasta ahora –y con el que parece haber empezado la locura– es el de Ronald Poppo, un vagabundo de 65 años que fue atacado por Rudy Eugene, un joven que comió parte de su cara.

Días después de este incidente, se registró otro en el que Alexander Kinyua, de 21 años, confesó haber asesinado a su compañero de cuarto para después comerse su cerebro y corazón. Otro caso de canibalismo también fue expuesto en Canadá.

Aunque los atacantes en todos estos casos han actuado de forma rara y violenta, ninguno de ellos era un muerto viviente, ni se ha comprobado que exista un virus que los pueda llegar a convertir en uno.

Zombies geek

No sé qué tienen los no vivos que nos atraen tanto, tal vez representan todos nuestros miedos en un solo personaje. Aquello de levantarte de la muerte e ir por la vida sin dominio de tu cerebro, con la única intención de comer cualquier cosa que se mueva, creo que puede describir a media población.

Lo cierto es que los zombis también son geeks, o al revés. El mundo tecnológico también está lleno de estos personajes y para muestra, los cientos de videojuegos y apps que existen sobre el tema.

“Dead Island” es un videojuego para PC, Xbox 360 y PlayStation 3 que se sitúa en una isla infestada de zombis. A pesar de que tiene relativamente poco de haber sido lanzado, ha recibido muy buenas críticas y ya se planea convertirlo en película.

Pero si de videojuegos sobre muertos vivientes se trata, además de los clásicos “Resident Evil” y “The House of Dead”, “Plants vs Zombies” es el favorito de chicos y grandes, aunque no podríamos compararlo tanto con los anteriores más que en la temática, pues los primeros son muy violentos y más realistas que esta divertida versión en la que debes defender tu casa plantando un jardín que combata a estos seres.

“Zombie Outbreak Sim” es un simulador que utiliza Google Maps para estudiar el nivel de infección de zombis en una ciudad. En el mapa aparece que México tiene cuatro puntos de infección, así que consúltalo antes de lanzarte a la aventura.

Si hacemos una búsqueda rápida en la App Store de Apple, la palabra “zombies” arroja 3 mil 303 resultados, siendo los más populares juegos como “Plants vs Zombies” y “Zombies, Run!”, una app para teléfonos móviles que ha puesto a correr a más de uno pues combina dos fiebres: la de correr y la de estos personajes.

En vez de escuchar las calorías que has quemado, o la distancia que has recorrido, esta aplicación te sumerge en un mundo apocalíptico en el que eres perseguido por estos personajes y tienes que cumplir misiones como recolectar alimentos y/o municiones para poder sobrevivir.

El despertar de los muertos

El virus empezó a gestarse desde 2003 en el mundo del cómic, cuando Robert Kirkman publicó “The Walking Dead”, cuya adaptación a la televisión en 2010 terminó por convertirlo en una epidemia.

El estreno de la primera temporada de esta serie, que cuenta la historia de un grupo de sobrevivientes al apocalipsis zombi, tuvo 5.3 millones de espectadores; para el primer capítulo de la segunda temporada ascendió a 7 millones y para el estreno de la tercera temporada (que fue hace un par de semanas), alcanzaron la sorprendente cifra de 11 millones de personas sintonizándolos.

Pero, ¿qué tiene esta serie que cada semana vuelve a millones de personas en muertos vivientes frente al televisor, hambrientos de un nuevo capítulo? Algunos piensan que “The Walking Dead” ha reinventado el género, otros simplemente creen que es una muy buena adaptación del cómic, lo cierto es que nos ha atrapado tanto por el excelente trabajo en el área de caracterización y efectos especiales, como por las historias detrás de cada personaje.

Tal vez es esto lo que nos ha hecho desear que el apocalipsis zombi llegue realmente algún día, aunque no sea tan divertido como la cultura pop lo pinta.

Literatura zombie

La literatura también se ha visto “infectada”, pues en los últimos años los zombis han proliferado en adaptaciones de obras reconocidas, como es el caso de una de las novelas de Jane Austen. “Orgullo y prejuicio y zombis” (2009) de Seth Grahame-Smith, que muestra a las hermanas Bennet como cazadoras de muertos vivientes, resultó un fenómeno literario al convertirse en el tercer libro de ficción más vendido en Estados Unidos durante varias semanas.

Otros títulos que se han unido a este género denominado mash up son “The Undead World of Oz” y “Adventures of Huckleberry Finn and Zombie Jim”. En español existen títulos como “El Lazarillo Z, matar zombis nunca fue pan comido” y “La casa de Bernarda Alba Zombi”.