A 500 años, más allá de narrar la historia de la Conquista de Tenochtitlán como una lucha entre buenos y malos, o conquistados y conquistadores, las y los académicos e historiadores llaman a complejizar el evento histórico.

No obstante, muchas de estas reflexiones se quedan sólo en la Academia. Por ello, un grupo de historiadores y antropólogos brindan una forma interactiva, creativa y novedosa para narrar este evento. Se trata de Yaopan, un videojuego que muestra la Conquista desde la perspectiva de los tlaxcaltecas; su producción y lanzamiento es parte del Programa México 500 de la UNAM.

De acuerdo con Antonio Jaramillo Arango, Historiador de la Universidad de Los Andes de Bogotá, Colombia, esta es una forma de acercar a un público más amplio a estos acontecimientos, y de reflexionar, por ejemplo, cómo sería una mujer tlaxcalteca, general y participante protagonista de esos acontecimientos.


Yaopan está inspirado en el Lienzo de Tlaxcala, el cual fue mandado a manufacturar por el cabildo de esta ciudad hacia 1550 y, presenta, la primera versión completa de la gesta histórica de la Conquista de México

“Creo que las opiniones y discusiones que se tienen han derivado en actitudes que son misóginas, xenófobas y racistas. Para nosotros era una preocupación, desde el Lienzo de Tlaxcala acercar esta visión sobre el pasado para discutir nuestro presente, creo que muchas discusiones son muy valiosas dentro de la academia, son históricamente muy relevantes, pero también es importante el debate público, acercar estas historias y visiones que complejizan lo que creemos para discutir nuestro presente”, expone Jaramillo a Reporte índigo.

Origen de Yaopan

Todo ocurrió hace tres años, durante el Seminario del Lienzo de Tlaxcala, en el cual especialistas en Arqueología, Antropología e Historia de la UNAM y de la UAM se reunieron para hacer un análisis de las historias visuales producidas en el Tlaxcala del siglo XVI. Así vieron la necesidad de difundir sus investigaciones más allá de la academia y su importancia en la actualidad.

“Empezamos a planificar este guión que podríamos usar del Lienzo de Tlaxcala como base para hacer un videojuego. Cultura UNAM nos vinculó con Ivonne Dávalos y ella contactó con varios desarrolladores de videojuegos; cuando vimos el proyecto de Bromio nos encantó, porque ya tenía un videojuego adelantado de esta época, escuchamos la música y dijimos de ahí somos, los conocimos y amamos más”, expresa Margarita Cossich Vielman, arqueóloga por la Escuela de Historia de la Universidad de San Carlos de Guatemala.

Uno de los principales retos era hacer la relación histórica y didáctica, que atrajera a la juventud y que todo estuviera bien fundamentado. Así entró el equipo de Bromio, una empresa dedicada al desarrollo y distribución de videojuegos de móviles y consolas.

“La parte desafiante era el estira y afloja entre todo el equipo. Sí tenemos que ser fieles a todo el material, pero no podemos perder de vista que es un videojuego, tiene que ser entretenido, tratamos de mantener un balance, a veces, nosotros tuvimos que ceder, ellos con poner textos tan largos, la verdad fue una muy buena colaboración, muy divertido, nos obligó a contar historias que se mantenían fieles a la fuente original sin perder de vista el tema de la interactividad”, cuenta Samir Duran Kuri, ingeniero en Sistemas y fundador de Bromio.

Yaopan es un juego de plataformas en el cual se podrán elegir a dos personajes, los cuales se pueden mover de izquierda a derecha, y atacar a los enemigos. El punto principal del juego es desplazarse del punto A al punto B, algo muy parecido, agrega, al juego de Mario Bross, de Nintendo.

“Nosotros le dimos un giro, no solamente tenemos un juego de plataformas en el que vas conociendo todo el contexto en el que se dio el conflicto, hay secciones de combate con todos los pueblos que se enfrentaron, porque se trata de una guerra y no deja de haber este tema bélico, también tenemos secciones de sigilo, en las cuales te escabulles para tratar de pasar desapercibido ante el enemigo y saber sus planes”, detalla Duran Kuri.

El aprendizaje desde la historia

Tanto para Margarita como para Antonio, que se enseñe Historia a través de un videojuego como Yaopan es una de las formas más efectivas, porque llegan a un público que está interesado, no sólo en el momento histórico, sino en aprender a jugar videojuegos, unir esas dos pasiones y no enseñar de manera aburrida, así como poder sembrar semillas de duda y debates por todos los medios posibles.

Para Antonio, hacer este videojuego deja la necesidad de seguir discutiendo la Historia como parte integral del presente. Todo lo que sucedió hace 500, 200 o 100 años repercute también en combatir la discriminación y actitudes excluyentes del presente.

“Es un reto que debemos tener todos los historiadores profesionales, entrar al debate público y no tenerle miedo a discutir nuestras ideas, poner en discusión las verdades que construimos. Lo que llamamos Conquista está muy presente por la conmemoración, pero no es algo que se puede quedar en fechas específicas, si no que se tiene que enseñar en las facultades de historia y parte integral de la formación y praxis profesional de todos los historiadores”, pondera.

“Estos 500 años fueron un jalón de oreja para los que hacemos Academia y cómo nos relacionamos con la gente que no lo es, pues seguimos reproduciendo discursos. El videojuego me permitió acercarme a otras disciplinas que, al final, son los puentes con el público en general”, concluye Margarita Cossich.

Los personajes

El videojuego ofrece la posibilidad de elegir dos personajes femeninos: Tecuelhuetzin, princesa tlaxcalteca que luchó y lideró al ejército vencedor, y Malintzin, quien era quien organizaba y comandaba los ejércitos indígenas en la Conquista por su conocimiento del náhuatl.

Se da lugar a personajes poco conocidos como Calmecahua, general tlaxcalteca de Ocotelulco, quien fue clave en el asalto final a Tenochtitlan; a Mazatzin Moctezuma, quien conquistó gran parte de la mixteca sin ayuda de españoles, e Ixtlilxóchitl, gobernante de Texcoco que aportó miles de canoas para el asalto por agua a Tenochtitlan.

Toma nota

El título Yaopan viene del náhuatl Yao (guerra) y Pan (locativo), que significa, en español, “lugar en donde nace la guerra”.

Yaopan estará disponible en la página web de “México 500”: https://mexico500.unam.mx/, a partir del 23 de septiembre, desde donde podrá ser descargado, de manera gratuita, en dispositivos Android o Mac. Se tiene planeado realizar una traducción de todo el juego al náhuatl, específicamente, a la variante de Tlaxcala. También se traducirá al otomí.

También puedes leer: El videojuego que aborda la pedofilia, el suicidio y la trata de personas