Andy Murray chorrea sudor en las canchas del Abierto australiano. Un recordatorio de que no todo el mundo está sufriendo el tener que usar capas y capas de ropa para sobrevivir.

El verano está en su apogeo en Australia y la banda perfecta para acompañar esa ola de calor –y que de paso te hace el favor de olvidar temperaturas por debajo de los 15º– es Van She.

“Idea of Happiness”, la canción que da título a su segundo disco tiene un ritmo digno de largas tardes en Bondi Beach y combina el espíritu indie de la banda de Sydney con pasajes electrónicos no muy distantes de Tiësto. No suena apropiado, pero funciona. No en vano la banda ha preparado “remixes” para Feist y Klaxons.

El dance nunca está demasiado lejos para Van She, cuyo estilo ligeramente decadente les hizo ganar una residencia en el “Old Blue Last”, el club londinense de la revista Vice.

Los sonidos del verano son una constante con la banda. Solo ponle play a “Jamaica”, y este grupo hará que el verano regrese a ti de manera instantánea. Es música australiana de calidad para quienes quieren darle un merecido descanso a Gotye o no soportan la idea de volver a escuchar los ritmos plásticos de Empire of The Sun.

El calor australiano se siente en los tracks de Van She, la  mejor opción para combatir cualquier depresión invernal en este hemisferio.

Idea of Happiness
Van She
[Modular; 2013]
120 pesos en iTunes