Fue la mayoría de los cines estadounidenses la que se opuso a exhibir “The interview”, la película que motivó a los hackers Guardianes de la Paz a perpetrar un ataque informático contra Sony Pictures, sin precedentes. 

Lo que finalmente se tradujo en la cancelación oficial del próximo estreno de la comedia sobre un intento de asesinato del líder norcoreano, Kim Jong-un. El lanzamiento estaba programado para el 25 de diciembre. 

La decisión no fue tomada nada bien por Hollywood. El director y productor Judd Apatow expresó su indignación calificando lo sucedido como algo “vergonzoso”. Y el popular presentador de televisión Jimmy Kimmel respondió el tuit agregando “un acto antiamericano de cobardía”. 

Pero, de acuerdo a un análisis del escritor de TV Jason Lynch, publicado en Quartz, la historia no tendría por qué terminar así –y Sony podría “evitar la pérdida de 100 millones de dólares y un retiro desmoralizador frente a amenazas terroristas”– si Netflix compra “The interview”. 

“Netflix ha afirmado que el sistema actual de Hollywood está roto; esta es su oportunidad de arreglarlo”, dijo Lynch, quien fuera editor de People Magazine. 

Además, argumentó Lynch, Reed Hastings, CEO de Netflix, incluso apoya el filme de Sony, aludiendo a un post publicado la semana pasada en su cuenta de Facebook que leía: “di no a intimidación cibernética y sí al humor escandaloso. Compraré 10 boletos para ‘The interview’ cuando se estrene”. 

Esto, aunado al hecho de que Hastings es un “gran fan” de Michael Lynton, CEO de Sony Entertainment, pues algunos de los correos filtrados revelaron que Hastings intentó –sin éxito– reclutar a Lynton para incorporarse a la junta directiva. 

Además, Netflix ya está colaborando en producciones con la casa de estudios, entre otras razones, lo que también justifica a Lynch de invitar a la plataforma de video en streaming de “rescatar una gran película de Navidad”.  

Simon Fowler, experto en el cine norcoreano, explicó en un artículo de la BBC que quizá la reacción del gobierno de Corea del Norte ante “The interview” se trate de “una expresión de medio” de las autoridades del país asiático, “que creen que a medida de que más y más influencias externas se filtren en Corea del Norte en forma de DVD, transmisiones de radio y señales de teléfonos móviles, incluso, la imagen del perfecto estado comenzará a deteriorarse gradualmente”.