La alfombra roja en los Globos de Oro contrasta con el negro que predomina entre las luminarias asistentes a la ceremonia de lo mejor del entretenimiento audiovisual de 2017, pero no es por los tuxedos o trajes de etiqueta que portan los histriones masculinos: es por los vestidos largos y prendas que visten actrices a manera de protesta por los actos de acoso de Harvey Weinstein.

Catherine Zeta-Jones, Angelina Jolie, Natalie Portman, Jessica Chastain, Emma Stone, Dakota Johnson, Debra Messing, entre otras celebridades usaron el negro como color sobresaliente en sus indumentarias para apoyar la organización Time’s Up la cual surgió el primero de enero de 2018, para oponerse a las situaciones de acoso vividas en Hollywood, mismas que se destaparon el año pasado por el caso del productor Harvey Weinstein.

El movimiento social que surgió también para respaldar la campaña #MeToo, cuenta con un fondo monetario de 13 millones de dólares para ser usado como defensa legal para mujeres de bajos recursos en los Estados Unidos que vivan una situación de acoso sexual.

Los actores Alfred Molina, Chris Hemsworth, Ewan McGregor y el cantante Ricky Martin también se enfundaron por completo de negro, incluyendo sus corbatas, corbatines y camisas para unirse a la protesta.

Inclusive William H. Macy, Tom Hanks y algunos más, usaron un prendedor conmemorativo con el logo de Time’s Up para defender el movimiento social que, sorprendentemente, tomó fuerza en los campos de agricultura de la Unión Americana en noviembre pasado, ya que más de 700 mil mujeres de la Alianza Nacional de Campesinas se pronunciaron solidarias con los hostigamientos sexuales en la industria del entretenimiento.

Al subir al podio para recoger el premio a Mejor Actriz por una Serie Limitada en “Big Little Lies”, Nicole Kidman agradeció a las mujeres que han fortalecido su visión feminista, en específico a su madre, una partidaria por los derechos a la mujer, e indicó que el personaje que interpreta en la serie dirigida por Jean-Marc Vallée, es para empoderar a las mujeres.

“Espero que podamos generar un cambio y que esto pueda hacer un precedente”, dijo Kidman a los asistentes.

Rachel Brosnahan, al recibir el reconocimiento por Mejor Actriz de Comedia en la serie “The Marvelous Mrs. Maisel”, y portando un vestido negro al igual que la mayoría de las presentes, resaltó que se necesita retratar más historias de mujeres en el cine y la televisión estadounidense.

“Sigamos contando más historias y defendámoslas a lo largo de este año, es importante que se siga haciendo”, instigó Brosnahan, quien ganó su primer Globo de Oro.

Elisabeth Moss no se quedó atrás cuando se hizo acreedora del premio de Mejor Actriz de Serie Dramática “The Handmaid’s Tale”, al pronunciarse en soporte a la profesión que representa ella y otros cientos mujeres en Hollywood.

“Somos las personas que no estamos en los periódicos (…) necesitamos frenar la intolerancia y dar justicia a quienes no están siendo parte de estas conversaciones”, arremetió Moss.