El Tonayán es, probablemente, una de las bebidas alcohólicas más polémicas de las consumidas en México, y eso se debe principalmente a su bajo precio y su singular apariencia, además de una gran cantidad de leyendas urbanas que han surgido en torno a su elaboración y las consecuencias de ingerirlo; sin embargo, puede ser una gran alternativa para “seguir la fiesta” sin afectar a tu bolsillo.

Pero, ¿son reales los mitos en torno a esta bebida?, ¿realmente puedes quedar ciego si la consumes? Aquí te decimos de qué está hecho realmente y cómo se prepara el Tonayán.

Te recomendamos: ¿Tiene estiércol? De qué está hecho y cómo se prepara realmente el pulque, ‘bebida de los dioses’

Esta bebida es altamente consumida por adolescentes o personas cuyo objetivo, más que degustar una deliciosa bebida, es embriagarse con poco presupuesto.

Pero pocas personas tienen claro qué es, pues suele confundirse con el mezcal y con el tequila, pero no es ninguna de las dos, según indica la Asociación Nacional de Industriales Derivados del Agave (ANIDA).

De hecho este producto ha sido clasificado como “engañoso para el consumidor” por la Profeco, al ser anunciado como “destilado de agave”, por lo que la empresa que lo produce tuvo que cambiar el etiquetado de su producto por “licor de caña”.

¿De qué está hecho entonces el Tonayán?

La etiqueta de este producto, originario del pueblo que le da el nombre ubicado en Jalisco, sigue todavía sin especificar los ingredientes que lo conforman, sin embargo, el licor de caña suele fabricarse a base del alcohol etílico potable de la melaza que se extrae de esta planta.

Aunque no está especificado, se piensa que el Tonayán es una mezcla de este alcohol en un 24 por ciento, con agua y saborizantes artificiales.

Según el sitio web del producto, esta bebida podría ser catalogada como licor de caña joven, y que “tiene olor a caña dulce con notas de agave cocido”.

Sin embargo, la empresa también ofrece otros productos como el Tonayán Premium y el Tonayán etiqueta negra que entran ya en la categoría de destilado de agave y que además tienen un grado de alcohol del 30 y 35 por ciento respectivamente.

¿Cómo se prepara la bebida?

Según se explica en el sitio web, la elaboración empieza desde el cultivo de la planta de agave, pues “es un proceso que dura 10 años. Luego, cuando el agave madura, el jimador corta las hojas o pencas y extrae del centro de la planta, la piña, ‘el corazón del agave’”.

Luego de cortar las piñas, estas son colocadas en hornos tradicionales y cocidos al vapor durante 18 horas, para luego ser llevado a molinos donde se obtiene el jugo dulce del agave.

Dicha mezcla se fermenta durante tres días en barricas de roble blanco americano y encino por diferentes periodos.

¿En verdad el Tonayán te puede dejar ciego?

Esto es en realidad un mito a medias, pues al igual que el resto de bebidas alcohólicas de mayor calidad, degustar un trago de Tonayán o consumir algunos vasos preparados con dicho licor no te dejará ciego; sin embargo, su contenido etílico es tan alto que los expertos de la salud alertaron en 2017 que su consumo excesivo y por largos periodos de tiempo si podría causar efectos adversos como hemorragias cerebrales, las cuáles derivarían en una posible ceguera.