Científicos de Japón dieron a conocer que hallaron otra secuela del COVID-19 después de descubrirse el caso de un paciente que presentó una afección neurológica conocida como “síndrome anal inquieto”.

Sus hallazgos los presentaron en un informe publicado en la revista BMC Infectious Diseases, en el que los científicos explicaron que un paciente de 77 años padeció COVID-19 y presentó “síndrome anal inquieto”.

“Hasta la fecha, no se ha publicado previamente ningún caso de síndrome anal inquieto asociado a COVID-19”, explicaron los especialistas.

Indicaron que el hombre de 77 años en Japón informó de un “profundo malestar anal” pocos días después de recuperarse de la enfermedad por coronavirus.

Los médicos notaron que los síntomas mostrados por esta persona eran consistentes con los que mostraban los pacientes con síndrome de piernas inquietas (SPI).

Varias semanas después, el paciente comenzó a sentir una extraña molestia y dolorosa sensación anal cuando estaba en reposo, esto le provocaba la necesidad de moverse.

Al reiniciar con alguna actividad los síntomas mejoraban, pero en cuanto paraba las molestias volvían a aparecer.

“Se observaron las siguientes características en la región anal: la necesidad de moverse es esencial, empeorando con el descanso, mejorando con el ejercicio y empeorando al anochecer. La colonoscopia reveló hemorroides internas sin otras lesiones rectales”, revela el informe.

Puedes leer: Estados Unidos negará la entrada a su país a las personas que tengan estas vacunas contra el COVID-19

El hombre fue hospitalizado con un leve COVID-19 que incluía dolor de garganta, tos y fiebre. Recibió tratamiento para una neumonía leve después de desarrollar fiebre leve durante 10 días.

Finalmente, fue dado de alta después de que sus funciones respiratorias mejoraron a la normalidad 21 días después de la hospitalización.