La actriz Scarlett Johansson, protagonista de la última película de Marvel, Black Widow, demandó a Walt Disney Co en la Corte Superior de Los Ángeles, California, alegando que su contrato se rompió cuando la película se estrenó de manera simultánea en cines y Dysney+, informó este jueves The Wall Street Journal.

Johansson menciona que en su contrato se garantizó que el estreno de la película sería exclusivo en cines y que su salario se basaría en gran parte por las ganancias de la película en taquilla.

“Disney indujo intencionalmente a Marvel a quebrantar el acuerdo, sin justificación, para evitar que la Sra. Johansson se diera cuenta del beneficio total de su trato con Marvel”, dice la demanda.

Por su parte, John Berlinski, abogado que representa a la actriz declaró que este podría ser el primero de muchos casos a los que se pueda enfrentar Disney:

“Este seguramente no será el último caso en el que el talento de Hollywood se enfrente a Disney y deje en claro que, sea lo que sea que la compañía pretenda, tiene la obligación legal de cumplir con sus contratos”.

Lee también: Black Widow, el pasado secreto de la espía más famosa de esta década

Asimismo, se detalla que durante 2019 a la actriz le preocupaba que su película terminara en Disney+ como parte de su lanzamiento, en ese momento se intentaron acercar a Marvel para buscar garantías de que su estreno sería exclusivo en cines. Ante esto, los representantes de la actriz buscaron renegociar su contrato después de enterarse de la estrategia de lanzamiento de Black Widow.

Como parte de la demanda, presentaron de prueba un correo electrónico enviado en marzo de 2019, donde Dave Galluzzi, abogado de Marvel, indicó que el lanzamiento sería de acuerdo con un modelo tradicional en cines, añadió que, si existía algún cambio con el plan, se tendría que discutir con la actriz.

Hasta el momento Disney no pudo ser contactado de inmediato para hacer comentarios.