Reporte Indigo

Libros

¿Acceso libre o derechos de autor? Pirateca.Com

Los libros no se roban, ¡se expropian! Ese es el lema de Pirateca

Los libros no se roban, ¡se expropian! Ese es el lema de Pirateca

Los libros no se roban, ¡se expropian! Ese es el lema de Pirateca.


Es un proyecto sin fines de lucro que se dedica a escanear textos ‘protegidos’ por el copyright y derechos de autor para liberarlos y, mediante un sitio web, ponerlos al alcance de cualquier persona con acceso a Internet

Creadores de pirateca.com

Pirateca surgió de una experiencia: leer un libro. Cuando sus creadores estudiaban la universidad, comenzaron a escanear textos que les gustaban para compartirlos entre sus amistades.

“Ahí descubrimos la cualidad inherentemente comunitaria que siempre ha tenido el texto, la escritura y todo objeto cultural: siempre se lee y se escribe con otros”, responden.

De pronto, ya tenían una colección de escaneos, pero aún no estaba disponible en Internet. Entonces decidieron compartirla, hacer una especie de biblioteca pública.

“Decidimos llamarla Pirateca, hicimos el logo, compramos el dominio, el hosting, escribimos un pequeño manifiesto y subimos la colección que habíamos compartido antes en fragmentos, esta vez ya como libros completos”, narran.

Sin embargo, en México, la Ley Federal del Derecho de Autor tiene por objeto, según el artículo 1º, la protección de los autores en relación con sus obras literarias o artísticas en todas sus manifestaciones, desde el momento en el que éstas hayan sido fijadas en un soporte material, así como de los otros derechos de propiedad intelectual.

Ataques digitales y desde la FILPM

Pirateca, la biblioteca de libros escaneados, compartió a principios de 2021 dos antologías del sonorense Abigael Bohórquez. De este escritor aún escanearán el último tomo de su dramaturgia.

En redes digitales hubo usuarios que agradecieron tener acceso a su obra, pero también quien pidió retirar el libro escaneado por los derechos de autor, a pesar de que Abigael Bohórquez. Poesía reunida e inédita fue editado por el Instituto Sonorense de Cultura, es decir, con dinero público.

“Ya están procediendo legalmente y créeme que haré lo imposible porque esa demanda proceda”, dice una captura de pantalla de un mensaje enviado el 3 de febrero a la cuenta de Twitter @la_pirateca.

Hasta el momento, los ataques no han pasado de amenazas a las que la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) también se ha sumado. En un comunicado acusó de que la piratería editorial es un atentado contra la cultura nacional.

En la mesa virtual “Piratería editorial”, que formó parte de las actividades de la 42 Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería (FILPM), Quetzalli de la Concha, gerente Legal y de Derechos de Autor del grupo editorial Penguin Random House, acusó a Pirateca de lucrar con datos personales.

“Hay un sitio que se llama pirateca. com, es un cinismo abierto. Y uno dice ‘me van a dar libros gratuitos’, mentira, en realidad lo que quieren es que aparezcas como tráfico de usuario para poder vender espacios en su sitio”, pronunció.

Para quienes crearon Pirateca, la universidad pública eligió priorizar los intereses económicos de una empresa extranjera por encima de sus estudiantes y profesores. Y rechazaron el uso de datos.

“La UNAM está criminalizando tanto a sus estudiantes como a sus profesores. ¿Cómo imagina que las clases en línea (con bibliotecas cerradas) se llevaron a cabo, si no fue por la distribución ‘ilegal’ de PDFs? ¿Acaso es tan ciega como para creer que 100 por ciento de sus alumnos posee el capital económico para pagar las cuotas que las grandes industrias editoriales exigen? Nos parece inverosímil y, sobre todo, vergonzoso”, sentenciaron.

La piratería de libros digitales incrementó con el cierre de librerías y bibliotecas. Quetzalli de la Concha mencionó que en 2020, con la pandemia de COVID-19, la lectura en pantalla creció 40 por ciento, sin embargo, la facturación de libros digitales aumentó sólo dos por ciento ya que el consumo de contenidos ilegales en la red alcanza 48 por ciento, según datos del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial.

Compartir libros privados, misión de Pirateca

Un libro de color lila cubre su portada con un paliacate negro. Está encapuchado y apenas se le notan los ojos en tono morado.

Esa imagen distingue a Pirateca. Y en las letras de su lema hay un símbolo anarquista.

“Toda cultura y todo conocimiento surgen de una experiencia común. Nada humano es nuevo ni único, todo parte de lo pensado, escrito y materializado por otrxs”, se lee en el manifiesto disponible en pirateca.com, que apenas un colectivo tradujo en turco.

Los piratas son acusados de asaltar embbarcaciones. Pero en Pirateca, consideran a la privatización como el verdadero robo; mientras que el hecho de escanear libros para ponerlos a disposición de los internautas es compartir.

“De las partículas ex-proprivus, expropiar significa “sacar de lo privado”, poner-en-común. Creemos que esta palabra describe mejor las actividades que realizamos”, explican los creadores.

En Pirateca no hay ningún proceso de selección o curaduría. Se trata de escanear los libros que sus integrantes han leído y compartido.

“Los libros que hay en el sitio web son todos los que han sido importantes en nuestras vidas, que de algún modo u otro nos han transformado”, cuentan.

No obstante, se considera piratería a la infracción al copyright. La ley federal al respecto establece, en su artículo 24, que corresponde al autor el derecho de explotar de manera exclusiva sus obras, o de autorizar a otros su explotación.

También puedes leer: Libros y envíos gratis, descuentos, talleres y conferencias, todo eso y más ofrece Libros UNAM durante esta cuarentena

Exit mobile version