Palma Violets es una banda de superlativos. La que para algunos es la banda inglesa más poderosa desde The Libertines, para otros es otro producto inflado de la prensa musical británica que quiere a toda costa impulsar un revival de bandas de rock en la isla.

Con Palma Violets parece no haber puntos medios. Para aclarar este panorama, nada como escuchar su primer disco.

“180” es un disco que logra transmitir, como solo un primer álbum puede, a qué suena ser joven.

Por lo mismo, el disco es desigual, ruidoso, peligroso sin saberlo y, pese a su momentánea vacuidad, extremadamente orgulloso de lo que contiene en sus 11 canciones.

Para tener una mejor aproximación al sonido de este disco, es como si “Is This It” de The Strokes sufriera déficit de atención y fuera trasplantado de Nueva York a un ruidoso sótano londinense.

“180”, editado por la mítica disquera Rough Trade, está lejos de ser un disco perfecto, pero es el que más se aproxima a provocar en los audífonos lo que se siente ser joven en una época en la que Benedicto XVI y Hugo Chávez son parte del pasado.

“Best Friends”, la canción insignia del álbum, tiene un poder innegable. Su encanto se debe a la bucólica mezcla de caóticas guitarras que contrastan con una letra que se aproxima a la inocencia sexual de “I Want To Hold Your Hand” de la banda que no debe ser nombrada. Es el himno de facto de Palma Violets.

En vivo, es innegable el enigmático poder que genera el dúo que comanda la banda: el aún adolescente bajista Chilli Jenson y el vocalista por default Sam Fryer, chocan, se miran fijamente y crean un show en sí mismos que es imposible dejar de mirar. Es una energía que puedes sentir en el piso del auditorio cuando la banda se lanza a tocar “Step Up For The Cool Cats”. Se trata de una poderosa dinámica de una banda que aún está en desarrollo.

La rabiosa forma en la que tocan “180” en vivo es una prueba de que Palma Violets es hoy la nueva banda más excitante de Gran Bretaña. Tan solo por ese logro vale la pena prestarles atención. 

No son los nuevos Mesías del rock, pero Palma Violets parece ser la única banda con la energía y el deseo suficiente de siquiera intentarlo.  

Álbum recomendado
“180”
Palma Violets
(Rough Trade; 2013)