¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
imagen principal

Donald Trump

Los errores de Trump durante la pandemia en Estados Unidos

Indigo Staff

A finales de abril, Trump surgió que inyectar desinfectante podría usarse como tratamiento para enfermos de COVID-19


Oct 31, 2020
Lectura 5 min
portada post

Estados Unidos se ha convertido en el país más afectado por COVID-19, la enfermedad que comenzó en Wuhan, China, llegó al país el 15 de enero del 2020.

En el Aeropuerto Internacional del sur de Seattle, un hombre de 35 años de edad, que regresaba de la región de Wuhan, fue el primer caso registrado en Estados Unidos.

Durante el mes de enero entraron al país 381,000 personas provenientes de China en más de 1,300 vuelos, según una investigación de The New York Times.

Fue hasta el 2 de febrero, dos semanas después de que se registrara el primer caso, cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que el país prohibía la entrada a ciudadanos extranjeros que hayan visitado China recientemente.

“No podemos tener miles de personas que pueden tener este problema: el coronavirus”, dijo Trump a Fox durante una breve entrevista.

Errores de Trump frente a la pandemia

A principios de febrero, el presidente Donald Trump generó controversia al especular que la enfermedad COVID-19 se podría terminar en el mes de abril con la llegada del calor.

“Mucha gente piensa que se va a ir en abril con el calor. A medida que el calor llegue. Normalmente, se irá en abril. Estamos, no obstante, bien preparados”, comentó.

Posteriormente, Trump comparó el virus con la gripe común.

“Esto no es como el ébola”, dijo el presidente. “Con el ébola te desintegrabas, esto es más bien como una gripe, hay que tratarlo como una gripe”, dijo.

En respuesta, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, aclaró que el coronavirus no debe ser comparado con una gripe común.

Lee: Contrarreloj la batalla de Trump y la vacuna del COVID-19

A finales de abril, Trump surgió que inyectar desinfectante podría usarse como tratamiento para enfermos de COVID-19.

“Lo que veo es que el desinfectante, que mata [al virus] en un minuto –¡en un minuto!– igual hay una manera de hacer algo así inyectándolo en el interior, casi como una limpieza, porque como pueden ver, [el virus] penetra en los pulmones y tiene un efecto enorme. Sería interesante probarlo.”, expresó.

Aunque intentó relativizar su comentario, indicando que fue sarcástico, tras su declaración se reportaron más de 100 en Estados Unidos de envenenamiento por consumir desinfectante.

Durante un período crucial que comenzó a mediados de abril, el presidente Donald Trump y su equipo se convencieron de que el brote estaba cediendo, pese a que las cifras mostraban lo contrario.

El presidente pasó por alto las advertencias del distanciamiento social y se apresuró a reabrir la economía

El mandatario estadounidense también defendió la hidroxicloroquina como tratamiento eficaz frente al COVID-19, pese a los múltiples estudios que desaconsejan su uso.

“Creo que funciona en las primeras etapas (de la enfermedad)”, argumentó Trump durante una rueda de prensa en la Casa Blanca.

Incluso, defendió haber retuiteado un vídeo que argumentaba sobre la eficacia del fármaco, el cual plataformas como YouTube y Facebook eliminaron al considerarla información falsa.

Fue el 2 de octubre cuando Donald Trump, y la primera dama, Melania Trump, dieron positivo al coronavirus.

“Esta noche la Primera dama y yo dimos positivo de covid-19. Empezaremos inmediatamente nuestro proceso de cuarentena y recuperación. ¡Superaremos esto JUNTOS!”, escribió en su cuenta de Twitter.

Tras ser hospitalizado durante tres días y recibir un fármaco producido por Regeneron Pharmaceuticals, un coctel experimental de anticuerpos, el mandatario dijo que fue ‘una bendición’ contraer COVID-19.

Trump no tuvo que preocuparse por los costos de su atención médica, pues los cubre el gobierno federal

En todo Estados Unidos hay pacientes que ahora enfrentan dificultades por los efectos a largo plazo, tanto financieros como de salud, de haber contraído coronavirus.

Este viernes 30 de octubre, Estados Unidos registró un nuevo récord de infecciones diarias de COVID-19; en las últimas 24 horas, se registraron más de 92.000 infectados, por lo que el país superó los nueve millones de contagios reportados desde el inicio de la pandemia, según un recuento de la Universidad Johns Hopkins.

El país sufrió su peor semana en cuanto a contagios a solo cuatro días para las elecciones presidenciales.

Te recomendamos: Jefe de gabinete de Trump acepta que no controlarán la pandemia

Estados Unidos es la nación más afectada del mundo, pues acumula 9.034.295 casos de COVID-19. Además, la cantidad de personas que han muerto a causa del virus se acerca a los 230.000.

Estados Unidos concentra así el 19,8 por ciento de los 45,3 millones de los casos mundiales de COVID-19 en, y el 19,35 por ciento de los 1.185.200 fallecidos a nivel global por esta enfermedad

Trump ha minimizado el virus incluso cuando el número de víctimas ha incrementado

Mientras se aproxima la recta final de la campaña electoral, Trump ha realizado varios actos presenciales en los que raramente hay distanciamiento social o uso de mascarillas por parte de los asistentes.

De acuerdo con RealClearPolitics, un medio especializado en política, Trump se encuentra 7,8 puntos porcentuales por debajo del candidato demócrata y ex vicepresidente del país, Joe Biden.


Notas relacionadas

Nov 10, 2020
Lectura 4 min

Oct 26, 2020
Lectura 3 min

Oct 7, 2020
Lectura 2 min

Oct 5, 2020
Lectura 2 min

Comentarios