1. No sé cuál sorpresa fue mayor: Que Frank Ocean desentonara de manera tan evidente cantando “Forrest Gump” en su presentación en vivo, o que le negaran el Grammy al Disco del Año por el clásico instantáneo “Channel Orange”.

2. Una joven banda europea que, invocando los sonidos de la América del pasado, se lleva el premio al Álbum del Año… ¿Dónde he visto esto antes? Quizá en 1988, cuando U2 ganó por “The Joshua Tree”. La victoria de Mumford and Sons subraya que, pese a todos sus cambios, en 25 años, a la Academia le gusta premiar lo mismo.  La diferencia es que mientras “The Joshua Tree” tenía canciones trascendentales como “Where The Streets Have No Name” o “I Still Haven’t Found What I’m Looking For”, “Babel” solo tiene las mismas ideas y ritmos de su primer –y superior– disco con extra banyo. Marcus Mumford ya tiene a Carey Mulligan. No ocupaba ese Grammy.

3. Con la derrota de “Call Me Maybe” en todas las categorías en las que estaba nominada, eso fue lo último que escucharemos de Carly Rae Jepsen. Fue bueno mientras duró.

4. Quisiera quejarme por el hecho de que “MTV Unplugged” de Juanes ganó Disco Pop Latino del Año, pero al ver la competencia –con “Independiente” de Arjona y el genérico “¿Con quién se queda el perro?” de Jesse & Joy– creo que la victoria del colombiano fue el mal menor. ¡Camisa Negra Forever!

5. Sospechoso que fun. haya ganado el premio a Mejor Nuevo Artista, una banda que ya cuenta con un segundo disco. Quizá tenga que ver que vivimos en el año en que cualquier cosa relacionada con Lena Dunham, creadora de “Girls” y novia del bajista Jack Antonoff, tiene que ganar. Frank Ocean no debe preocuparse por esta derrota, Maroon 5 le ganó ese mismo premio en su momento a Kanye West, así que el combo banda-vainilla-vence-a-innovador-afroamericano se repite. Sin embargo, a largo plazo, la calidad triunfa.

6. Hablando de Kanye West, de las 10 veces que han dado el premio a Mejor Canción de Rap en los Grammy, Kanye West ha ganado seis. Su victoria el domingo junto a Jay-Z por “Niggas in Paris”, lo confirma como un soldado de la cultura pop, su término preferido para autodenominarse.

7. Las actuaciones en vivo dedicadas a la música country continúan siendo el mejor momento para tener un break fisiológico. Nada novedoso ha surgido de los Red States en la última década. Para prueba, escuchen “Blown Away” de Carrie Underwood, la “mejor” canción country del año. 

8. ¿Qué es más insoportable ver en la primera fila? La cara de Chris “I’m Gonna Knock You Out” Brown o los movimientos que piden la atención de las cámaras de Taylor “Me gusta TODA la música” Swift.

9. Por “The Smile Sessions” en la categoría de mejor álbum histórico, The Beach Boys por fin se llevaron su primer Grammy. Aunque fuera 50 años tarde, era necesario corregir esa omisión.

10. Sin estar nominado, ni cantar en vivo, Prince ganó los Grammy. Recibió una ovación de pie cuando presentó el premio a Grabación del Año. La cara de tristeza de los nominados al ver que Gotye se llevaba el premio no fue por no ganar el Grammy, sino por perder la oportunidad de saludar a Prince. Todavía es el músico más cool del mundo, lo siento Justin Timberlake.