Hablar de Juan José Arreola es profundizar y evocar la pasión por el lenguaje en su máxima expresión, pero también sobre su fascinación por las máquinas y aparatos de inteligencia artificial.

Estas inquietudes las plasmó en diversos escritos, pero La hora de todos, publicada en 1954, fue una de sus pocas obras de teatro en las que utilizó la tecnología y formatos de su época, la radio y el megáfono, para dar estructura a su texto.

Por primera ocasión, esta obra se llevará a escena el 9 de septiembre en el Nuevo Teatro Libanés, bajo la dirección de Víctor Weinstock, quien cuenta a Reporte Índigo sobre su inquietud por llevar el montaje, siete décadas después de su estreno.

“Arreola tenía conocimientos del arte escénico y escribe esta obra como una suerte de homenaje a la tecnología más consolidada de la época. Plantea esta pieza como un juicio final de un empresario sin escrúpulos norteamericano que tiene su oficina en el Empire State y está próximo a su muerte”, relata Weinstock.

De acuerdo con el director, La hora de todos surge a partir del mito, casi leyenda urbana, de la capacidad del hombre de ver toda su vida en sus últimos segundos de vida.

La historia presenta a Harras, un conductor de televisión que tiene como invitado al magnate industrial Harrison Fish. Durante el show pondrá en evidencia la índole perversa del invitado, recreando escenas de su vida, remordimientos, temores y deseos. En esta especie de juicio final, Harras lo llevará hasta las últimas consecuencias.

“Harrison se tiene que enfrentar, no a Dios, pero, por lo menos, a su propia conciencia y Harras, es justo juega ese papel, de tal manera que se vuelve muy natural el ingreso de una inteligencia artificial, en específico un cyborg”, precisa.

Weinstock es un director que durante sus años de trabajo en Nueva York adquirió gran experiencia en la creación de espectáculos que acuden al uso de tecnología.

Por esta razón, cuenta con la colaboración de 1Z4K, creado por el artista multidisciplinario Antonio Isaac. Este ente controlará algunos elementos del espectáculo, como el mapping, micromapping y sonido envolvente en alta resolución; todos estos generados en vivo durante cada función.

“No espero que el público tenga la expectativa de ver algo como Blade Runner, o algún androide al estilo de Metrópolis; no es un robot, es un cyborg, porque combina el complemento cibernético y orgánico, es decir, lo humano”, aclara.

“Esta obra nos pone a pensar qué tan responsables somos ante nuestra vida mientras se acerca la muerte y entender que es inevitable”
Víctor Weinstock.Director

Por otra parte, el director también cree oportuno que este montaje se lleve a cabo, pues provocará en las y los espectadores una reflexión sobre sí mismos, pues el enfrentar la muerte todas y todos pasarán por ese “juicio final”.

Además, también en la puesta en escena se abordan otros temas como la discriminación y la violencia que una persona puede ejercer o padecer a lo largo de su vida.

“La obra toca temas que surgieron en Estados Unidos al inicio del siglo XX, los cuales no distan mucho de los de este milenio; existe discriminación, linchamientos, violencia contra las mujeres, abuso sexual y de poder, misoginia, temas que, por desgracia, se han ido normalizando.

“Desgraciadamente no hay mucha diferencia, en tiempo y espacio, con nuestro México. Presumimos ser un país amigo y amable, pero, en realidad, somos muy racistas de formas terribles, ni quisiera reconocíamos a nuestros afrodescendientes, hasta hace poco. Por todo esto me pareció fundamental que esta obra salga en nuestros tiempos”, puntualiza Víctor Weinstock.

La obra La hora de todos se realizará del 9 de septiembre al 22 de octubre de 2022 en el Nuevo Teatro Libanés, los viernes, a las 20:30 horas; sábados, a las 20:00, y domingos, a las 18:00 horas

Te puede interesar: Elenco de “Yo soy Betty, la fea” presentará en México la obra de teatro “El Diván Rojo”