Sin duda, 2021 fue de Jesús Manuel Nieves Cortés, mejor conocido como Jhay Cortez, pues con el lanzamiento de su nueva producción, Timelezz, ha cosechado múltiples reconocimientos, entre ellos tres premios Billboard y varios Grammys, lo que lo consolidan como el futuro del reguetón.

Aunque es originario de Rio Piedra, Puerto Rico, Jhay vivió durante casi toda su infancia en New Jersey, Estados Unidos. A los 12 años regresó a país natal, momento en el que enriqueció sus vivencias del extrajero con la ola que se estaba originando en tierras boricuas: el género urbano.

Así logró hacer clic con este estilo musical, escuchando canciones de Don Omar, lo cual definió su futuro como cantautor y artista para siempre, hasta estos momentos en los que se consolida como un artista completo; no obstante, el cantante comenta que no fue un trayecto fácil.

“Paso a paso, no me quejo de todo lo que he tenido que pasar, porque han hecho que Jhay sea Jhay, de convertirme en la persona más que un artista responsable, un hombre de negocios, un artista completo”, indica el reguetonero a Reporte Índigo.

Desde los 14 años comenzó a producir y componer canciones, dos años después, a los 16, su labor como productor y compositor en el disco Invencible de Tito el Bambino le otorgó su primer Grammy.

El conseguir este reconocimiento a tan temprana edad le ha ayudado como trampolín para disparar su carrera como compositor, por lo que comenzó a trabajar de la mano de grandes artistas del género como: Bad Bunny, J Balvin, Zion y Lennox, Natti Natasha y Nicky Jam, entre otros.

“Ha sido súper especial tener la oportunidad de compartir con otros creadores que han soñado y han trabajado igual que yo, que han visto, quizá, más cosas que yo. Se siente bien poder compartir con personas que hacen lo mismo que yo”, platica.

El intérprete estrenó el video del sencillo ‘Tokyo’, en él participó su actual pareja, Mia Khalifa, de quien dice, le dejó una experiencia ‘cool’, pues es alguien humilde que aportó bastante

Recientemente se presentó en el Coca Cola Flow Fest, en el Autódromo Hermanos Rodríguez, el cual reunió a estrellas del género urbano como Wisin y Yandel, Ozuna y Nathy Peluso, por lo que agradeció la oportunidad y que el público mexicano siga su proyecto.

“Estoy súper contento de estar de nuevo haciendo show, en los premios, de viajar. México me ha dado un cariño súper especial, son personas muy amables, muy felices, me alegra que he tenido el tiempo de venir y conocer más de la cultura. Fue una forma de devolverle a mis fanáticos todo el apoyo que me han brindado desde la cuarentena”, explica.

Y precisamente sobre su confinamiento, lamenta que para muchas personas haya sido un momento complejo.

“Para algunos ha sido más difícil que para otros, pero para mí me vino muy bien, he tenido tiempo de pensar y ver hacia dónde me quería dirigir con mi álbum y dónde quería llevar mi carrera. Algo que aprendí con la música es que todo se logra con persistencia y disciplina, aunque es muy difícil, te brinda muchos momentos especiales, te da mucho más de lo que tú le das a ella”, relata.

De aquí en adelante su misión es sacarle todo el provecho a un género que, de acuerdo al cantante, se caracteriza por ser de los pocos que tienen la posibilidad de hacer fusiones. En la actualidad ya tiene la posibilidad y es algo a lo que sacará provecho.

Sobre los detractores del reguetón piensa que todo mundo tiene libre albedrío de escuchar lo que quiera.

“Tan simple como ponerle pausa, no meterte a la playlist, o no comprarte el disco, yo creo que nadie le pone una pistola en la cabeza a la gente para que escuche las canciones o los videos. Hay gente que hace música más fina, como podrían decir, hay gente que hace más calle, hay todo tipo de música para todo tipo de gente, para todos gustos y colores”, considera.

También puedes leer: Cami Gallardo perrea por las mujeres en el reguetón