Frightened Rabbit realmente trabajan para ser rockstars. La banda pasa nueve meses del año de gira porque, para el vocalista Scott Hutchison, entre más tours haces, más sabe la gente sobre tu banda. Este ritmo de vida los ha hecho más populares en Estados Unidos que en su natal Escocia.

Pese a la constante vida viajera, este quinteto de Working Class Heroes ha logrado grabar durante un año y medio el poderoso “Pedestrian Verse”, su cuarto disco.

El álbum está repleto de buenos momentos, desde el enorme coro en “The Woodpile” a la memorable guitarra de “The Oil Slick” (lo más cerca que llegará esta banda de escribir un éxito pop).

En su música no hay nada que se le parezca al glamour o a los excesos de una banda de rock. Son canciones sobre vidas normales. Si existe una antítesis a la hedonista música de Pitbull, probablemente sea una canción de Frightened Rabbit. 

La música de los escoceses es rock puro que se encuentra entre la cotidianeidad narrativa de The Hold Steady y las explosiones de sentimiento a la Arcade Fire. 

Su obscura y placentera “Backyard Skulls” es un ejemplo claro. O  “State Hospital”, una desoladora radiografía social sobre las víctimas del capitalismo que, pese al tema, aún te provoca seguir el ritmo con el cuerpo.

Frightened Rabbit es una banda de rock a la antigua, cuyo mayor poder es escribir excelentes himnos desde la clase trabajadora.

‘Backyard Skulls’
No te pierdas el más reciente video de la banda escocesa