Hablar sobre las masculinidades es fundamental para reconocer la forma en la que los hombres interactúan en la vida cotidiana, cómo es su convivencia con las y los demás. Durante siglos se ha construido una idea de la masculinidad hegemónica, la del hombre fuerte, protector y proveedor, pero en los últimos años se ha evidenciado que esa no se ajusta con la realidad, al contrario, conduce a identidades insanas y frena el desarrollo de la equidad.

Al asociar lo masculino con la fuerza y el dominio, se ha producido la idea de que los hombres proveen a la mujer y, desde niños, les enseñan que deben actuar de acuerdo con estereotipos, por ejemplo, jugar con carros o practicar deportes “más rudos”. Incluso, a ejercer violencia de género.

Desde la academia ya se están haciendo más esfuerzos para promover nuevas masculinidades que se ajusten a los tiempos actuales, uno de ellos es el que la Universidad del Claustro de Sor Juana propone a través del taller-curso: Masculinidades: teorías y prácticas en torno al ser hombre, el cual imparte Iván Salazar Mendiola, tallerista, capacitador y ponente de temas sobre masculinidades.


“Las nuevas masculinidades es un concepto que en los últimos años ha ido tomando relevancia porque se habla de la posibilidad de generar alternativas a la noción de ser hombre. Nos invitan a pensar en otros referentes al modelo más tradicional en México”

Iván Salazar Mendiola

Tallerista

Masculinidad y violencia

“El primer indicador que se disparó en México y el mundo fue la violencia en el hogar y es cuando digo: ‘¿qué nos está pasando a los hombres?’ Los propios efectos del confinamiento y cómo nos estamos sintiendo, ese indicador sigue siendo el termómetro social en el que me doy cuenta que necesitamos seguir haciendo trabajo, que no le hemos ganado al machismo porque se está modificando y actualizando”, narra Iván Salazar a Reporte Índigo.

Para el tallerista, estos machismos tienen nuevas formas de reproducción y están en diversos espacios, tanto en lo

público como en lo privado; recorren lo académico, el hogar, hasta el ámbito sexual y afectivo. Por ello, la importancia de generar espacios de reflexión y análisis donde los hombres compartan sus vivencias y sentimientos, pero también, cómo han llevado su masculinidad a los diferentes terrenos.

“Me parece necesario abrir espacios de formación, reflexión y de sensibilización a partir de todo el movimiento social que viene desde los feminismos. En México hemos visto un alza de feminicidios, sabemos que estos son cometidos, casi siempre, por las parejas o exparejas de las víctimas, eso nos habla de la urgencia de atenderlo, para mí ese es el indicador de seguir trabajando con los hombres”, expresa.

Aunque hay mucha visibilización y avance, existen temas que se deben discutir y uno de ellos es sobre los hombres, qué les toca construir para ejercer relaciones desde la igualdad y donde no haya violencia.

Desde su experiencia, Iván ha tenido la oportunidad de brindar con el curso un espacio para que los hombres se conecten y participen. Además de ir sumando esfuerzos desde varias áreas como organizaciones civiles, empresas y la propia academia.

“Ha sido bien interesante porque nos ha permitido hablar de cómo el tema se ha ido difundiendo en todos los espacios, los que hemos tenido la posibilidad de reflexión con las experiencias, también hay mujeres interesadas en qué onda con los hombres, e ir colocando el concepto de masculinidades en todas las áreas de práctica”, relata.

Masculinidades hegemónicas y estrategias

¿Qué se requiere hacer en las relaciones de género para que se construyan alternativas a la masculinidad hegemónica? Para el experto se trata de hacer una reflexión personal y colectiva sobre los modelos aprendidos, replantearse cómo ser hombres, mujeres, pareja, familia; reconocer los efectos negativos que genera la masculinidad hegemónica, tanto en la vida social, como en la vida personal.

Para el experto se trata de hacer una reflexión personal y colectiva sobre los modelos aprendidos, replantearse cómo ser hombres, mujeres, pareja, familia; reconocer los efectos negativos que genera la masculinidad hegemónica, tanto en la vida social, como en la vida personal.

Iván considera que hay que promover representaciones de hombres y mujeres vinculadas con la inclusión, la diversidad y la igualdad entre los géneros en los ámbitos laborales, educativos, familiares y sociales; además de identificar prácticas de violencia, control y maltrato que se reproducen desde la masculinidad hegemónica.

“Es un reto complejo, pero que nos da posibilidades de movernos. Hombre no es sinónimo de naturaleza, es una categoría que aprendemos a habitar desde los feminismos se llama ‘cultura patriarcal’, pero que hay posibilidades identitarias de construir relaciones que también se contrapongan al peso histórico de ser un macho, hombre exitoso, poderoso en términos intelectuales económicos, sexuales, hay esa posibilidad de negociación”, expresa.

Este curso fue creado desde un análisis feminista y con perspectiva de género. Invita a pensar, incluso, desde la historia, cómo ha ido cambiando con el tiempo para reconocer aquellas cosas que siguen arraigadas. Asimismo, hacer una revisión ética y crítica del concepto para no perder de vista que, de alguna manera, es importante que los hombres sigan reflexionando no sólo hacia qué tipo de hombre quieren ser, sino en términos más alternativos, responsables e igualitarios.

“Que los hombres dejemos de hacer cosas ‘típicas de hombres’ nos hace sentirnos inadecuados y salen ideas como del hombre mandilón, el poco hombre, ella ya te está gobernando, lo que estereotipadamente hemos aprendido. Debemos prepararnos para expresar cosas que antes no decíamos, asumir responsabilidades, reconocer la propia incomodidad como parte del proceso de transformación, no es sencillo”.

“No debemos perder de vista que seguimos aprendiendo a ser hombres desde ciertos lugares de privilegios, reproduciendo conductas sexistas, homofóbicas, misóginas; implica pensar lo que genera. Hay una masculinidad más apegada a las relaciones de violencia que sigue operando en un país como México y que lo vemos a través de los feminicidios, las violencias entre hombres, en espacios públicos, la violencia doméstica”, concluye Iván Salazar Mendiola.

Una sociedad más crítica

Para el tallerista, la sociedad está diseñada para mostrar qué tipo de hombre “se debe ser”, con prestigio y valor.

“Los medios de comunicación y los mismos procesos de educación refuerzan ciertas nociones de qué es ser hombre y ser mujer, toda la cultura está diseñada para meternos en cajitas. Se vale decir no, es un trabajo interesante sobre cómo los hombres vamos reflexionando en qué implica aprender a ser hombres desde esta idea tradicional y de los retos que tenemos en crear relaciones libres de violencia más igualitaria”, destaca Mendiola.

Masculinidades

Masculinidades: teorías y prácticas en torno al ser hombre, que está dirigido a todo público, inicia el lunes 30 de agosto y concluye el 31 de octubre. Más detalles en: https://www.elclaustro.mx/cursos-en-linea

También puedes leer: Machismos cotidianos, la necesidad de erradicarlos