“Te me haces conocido… ¿Eres de los de QueParió!?” pregunta un barista de una cafetería en la Colonia Del Valle a Ignacio Córdoba conocido también como ‘Ese Nacho Man’, quien pide en el mostrador un flat white, antes de tener una conversación con Reporte Indigo.

Para pagar saca su cartera de Pokémon, pero la cuenta ya había sido finiquitada, por lo que da las gracias y se despide con una sonrisa para pasar a la terraza del inmueble y comenzar la plática. Pese a que Córdoba está inmerso en el mundo de las redes sociales, no saca su teléfono celular en ningún momento previo a la grabación.

Córdoba tiene más de 300 mil seguidores en TikTok y 100 mil en Instagram, su contenido, mayoritariamente videos, micro sketches de comedia que él mismo escribe, produce y edita, alcanzan millones de vistas. Durante la pandemia tuvo un despunte sin igual.

Entrada la charla admite con orgullo sus orígenes, es de Nezahualcóyotl y vivió una adolescencia dura, su hermana falleció tras padecer Lupus cuando él apenas tenía 17 años. Escapó de su casa y tuvo que trasnochar en otros lugares al sufrir el acoso de maleantes del crimen organizado. Todo esto ha forjado a la persona que es hoy en día, Ignacio Córdoba, pero en Internet es altamente popular como ‘Ese Nacho Man’.

“Yo creo que soy alguien que intenta sobrevivir y entonces hace de todo para ganarse la vida, ahorita estoy haciendo producción audiovisual, escribiendo reseñas (…) entiendo también que esto es un negocio, hacer contenido en Internet significa hacer campañas para marcas y que te paguen, soy consciente de que necesito eso para poder dedicarme a lo que a mí me gusta y considero que es arte”, describe Córdoba, mientras arrecia la lluvia.

El joven de 30 años ha hecho de todo: asistente de dirección en videos de reguetón cristiano, guionista, director de doblaje, actor y por supuesto influencer, pero tiene la mira en un futuro audiovisual que va por más, aspira a ser cineasta.

“He vivido muchas cosas y me gustaría contarlas, creo que es necesario representarlas, alzar la voz  por toda esa banda que yo dejé atrás, que no pudieron y no tuvieron la oportunidad. Mi mamá es indígena, habla zapoteco, entonces hay cosas que me son interesantes y me gustaría llevarlas al cine”, revela el joven que además ha hecho stand up.

A principios del 2022, realizó el cortometraje Tarja, el cual transita entre el horror, pero con comedia involuntaria, al inicio pensó solamente en subirlo a sus redes, como algo distinto para ofrecer a sus seguidores, pero no obtuvo una respuesta favorable, después lo vieron amistades con relación en el mundo del cine, quienes le sugirieron que podía enviarlo a festivales.

“Pensé que si existiera un ser de otra dimensión que mata personas, en algún momento tendría que lavar sus trastes. Lo grabé para Internet, en vertical para TikTok, no le fue bien, porque como lo subí en la noche a la gente le dio miedo”, agrega el también youtuber.

Pese a que a Córdoba no le gusta el terror quiso hacer un momento absurdo con este personaje que aparenta ser un espectro o asesino serial, que no habla, pero se ve su hartazgo al tener que lavar una y otra vez platos, cuchillos y demás enseres domésticos, los cuales solo aparecen y se acumulan por arte de magia a cuadro. Describe que lo grabaron en un día a contrarreloj, en momentos cuando todo el equipo involucrado tenía tiempo libre.

“En Europa le fue bien en el CIM Sueca, tuvo una mención, aquí en el ShortsMéxico, está ahora en el Espanto Film Fest de Pachuca, y estará en otros cuatro festivales que todavía no puedo revelar”, narra el creador de contenido.

Actualmente Córdoba está desarrollando otro cortometraje con temática de duelo y mucho más introspectivo. Explica que para el 2023 iniciará el rodaje de una película que él coescribió y que tiene fondos federales de los apoyos que entrega IMCINE.

El “deporte” de los ricos para ‘Ese Nacho Man’

¿Trabajar para vivir o vivir para trabajar? Es una pregunta que millones se preguntan día a día en su cotidianidad y Córdoba va al límite, todo el tiempo está en movimiento, si no son reuniones de trabajo para desarrollar un guión, son juntas creativas para un nuevo proyecto, o dirigir doblaje para poder sustentar “el mal hábito de comer”, dice con ironía el artista.

“Creo que tristemente en México el hacer arte es un deporte para gente rica, es la neta y es pesado  darte cuenta de eso está canijo, y pues he encontrado en el Internet una ventana grande para poder vivir bien y  tener el tiempo para dedicarle a eso”, subraya el comediante.

Está consciente del poder de convocatoria que puede llegar a tener en redes, más no le gusta usar como carta de presentación que es influencer, porque Córdoba tampoco sube videos todo el tiempo, a todas horas y de todas las actividades que hace.

“Tengo compañeros que suben siete videos al día, no sé de dónde sacan tanto tiempo, eso es demasiado. Un influencer muy bien pagado puede generar 100 mil pesos en un mes, pero si tienes trabajo colaborativo, en el que tienes varios compañeros, pues eso se divide y si no te dedicas al 100 a redes tampoco ganas tanto”, indica ‘Ese Nacho Man’.

Futuro en las pantallas verticales

Este 2022, Cannes anunció que TikTok se volvería socio oficial del festival de la Riviera Francesa, lo que además hizo que hubiera una competencia de cortometrajes en formato vertical. Córdoba observa que no solo este es un futuro prometedor, sino de mayor experimentación en el campo audiovisual.

“No sé si exista una película en vertical, no podría asegurarlo y si no la hay, pues falta. Veamos que se puede hacer con eso, hay que experimentar, el arte debería ser todo el tiempo algo que te permita jugar con lo que está establecido”, comenta ‘Ese Nacho Man’.

Te puede interesar: La cineasta Selma Cervantes lleva el cine a Iztapalapa