Al contrario de muchos compañeros poetas, el leonés Ulises Abraham Torres Díaz revela que, para escribir, necesita escuchar música a todo volumen. Las canciones de las bandas clásicas del rock son su especialidad, como The Beatles, The Doors y Creedence, sonidos que lo ayudan a concentrarse y que le funcionan para inspirarse.

Bajo esta lírica ha escrito por poco más de 20 años, experiencia con la cual llega a su más reciente libro, La fe de las ballenas (Sindicato Sentimental), publicación que fue presentada en la Feria del Libro de León de este año.

“Surgió a través de un documental que decía que las ballenas emiten sonidos en cierta frecuencia entre ellas, pero si una ballena emite frecuencias diferentes las demás no la podían escuchar; a partir de ahí encontré una similitud con lo que pasa con nosotros, no importa que vivamos, inclusive, en la misma casa, si hablamos en idiomas diferentes no nos entendemos”, explica Ulises.

A partir de ahí utilizó la figura del lenguaje y sus límites para crear esta aventura marítima.  La ballena fue el pretexto para ahondar en la reflexión de que la belleza está en todas partes.

“La ballena, como una cuestión solitaria, pero también como una representación de la belleza que no nos damos cuenta, la ballena siempre está debajo de las embarcaciones, y de repente brinca, sólo hay que estar atento para descubrir la belleza de tu alrededor, y el lenguaje es una manera de descubrirla, no de crearla, porque ya está ahí, sino que se nos muestre como una revelación”, platica.

Además, el poemario cuenta con un inicio y un desenlace, pues se narra la aventura de un hombre y su transformación tras el encuentro con una ballena. Este formato narrativo es con el cual se siente más cómodo, porque le ha permitido crear todo su imaginario poético.

“Escribo poesía porque creo es la manera más sencilla para expresar lo que necesito. Cada uno tenemos nuestras propias búsquedas y la poesía me ayuda a entender lo que estoy buscando y encontrarlo a través del lenguaje”, relata.

“Mi poesía es muy narrativa, trato de que siempre cuente una historia, lo más ligera posible, tanto que no sepas que es poesía”
Ulises TorresPoeta

Su encuentro con este género literario surgió durante la niñez, cuando veía a su mamá, quien tenía problemas con el alcohol, y lo mandaba a la tienda. Él recuerda que había cierto olor en el ambiente que era incapaz de nombrar, hasta que encontró los textos de Efraín Huerta, en especial “La muchacha ebria”.

Esa descripción, la cual no logró plasmar por su cuenta, fue lo que lo impulsó a desarrollar su escritura y a definir que la poesía sería la forma de expresar todo lo que normalmente no podía decir.

Desde entonces, Ulises Torres no ha parado de escribir, y gracias al encuentro y amistad con otras y otros escritores, logró desarrollar su voz, la cual, dice, sí ha tenido cambios significativos.

“Trato de que las personas terminen un poemario sin darse cuenta que es una poesía, porque, a veces, hay esta idea preconcebida de que la poesía es muy aburrida, porque en la primaria nos hacían recitar algo. Pero el lenguaje es algo vivo, como nosotros, va mutando y creciendo, entonces, hay mucha diferencia, porque ya no soy el mismo de hace un año, un libro muestra ese avance como persona, lo que me interesa hoy no me interesaba ayer, por ejemplo”, detalla Ulises Torres.

Para el poeta, sus libros son una especie de registro de quién fue y es, sus experiencias de vida, así como recordatorios para ser consciente de cada momento y procesarlo, hasta el día de hoy.

El poemario La fe de las ballenas ya se encuentra a la venta a nivel nacional.

“El mayor aprendizaje que he recibido es tomar las cosas con calma, la poesía, al fin de cuentas, es respiración, cuando uno es consciente de esto toma mejores decisiones. Me ha ayudado a separar grandes problemas de los pequeños, grandes dichas en dosis pequeñas para disfrutarlas más y separar la vida en pedacitos para hacerla más digerible”, comparte Ulises Torres.

También puedes leer: María Baranda Hace un llamado Poesía: Primeras Letras