Chairlift solía ser un decente trío de indie pop de Brooklyn cuando lanzaron en 2008 “Does You Inspire You”, su álbum debut.

Pero desde hace un par de años, solo cuenta con dos integrantes (Caroline Polachek y Patrick Wimberly) y la verdad no necesitan más.

La historia de la banda es morbosa. Chairlift logró fama instantánea cuando Apple decidió usar “Bruises”, una de sus canciones incluida en su álbum debut, para uno de sus comerciales. Todo era armonía: Aaron Pfenning, el fundador del grupo, mantenía una relación de pareja con la vocalista Caroline Polachek.

Corte a, súbitamente Polacheck y Pfenning terminan su relación y éste decide abandonar la banda. Con esta nueva alineación, Chairlift presentó en los primeros días de 2012 “Something”, su segundo álbum, que no solo destaca por el cambio en el número de integrantes, es un salto cualitativo que ha llevado al ahora dúo de gira junto a Gotye.

La voz de Caroline destaca por todo el álbum, acompañada de ritmos fáciles de digerir, cortesía de Wimberly, quien es también productor de Das Racist. “Something” está plagado de pop de sintetizador, del tipo que bien podrías haber escuchado en 1987.

El álbum cuenta con varias buenas canciones como “Met Before”, que además es un video interactivo en el que tú puedes manipular parte de la historia. “Sidewalk Safari”, canción que abre el disco, es a mi gusto la mejor canción del álbum junto a “Wrong Opinion”: suena a lo mejor de Yeasayer, con voz femenina.

Aunque la espera fue larga, valieron la pena los 18 meses de grabación entre Brooklyn y Londres. Cuando lo escuches, te sorprenderá saber que ese sonido es producto de un dúo y no de una banda en forma.