“Algunas de las mejores decisiones e ideas surgen de conversaciones espontáneas y reuniones improvisadas”

Marissa Mayer

CEO de Yahoo


Utilizar audífonos en la oficina te ayudará a concentrarte mejor. Pero contribuirá a que se rompa la interacción entre colegas

http://youtu.be/giA2is-gZvo

Aunque no lo parezca, los factores psicológicos pueden cambiar totalmente el mundo de las oficinas. 

El código de vestimenta, el tipo de inmobiliario, espacios cerrados o abiertos, incluso si los empleados pueden usar audífonos durante la jornada laboral, son aspectos que influyen directamente sobre la calidad de vida de los empleados y en la salud de los mismos.

La tendencia se inclina cada vez más hacia los lugares de trabajo amplios y abiertos, pese a que algunas de las desventajas de este tipo de oficinas son la distracción y la disminución de la satisfacción del trabajo.

Las grandes empresas están apostándole a este tipo de espacios de trabajo porque son más económicos y no representan un gasto extra en el inmobiliario y en la decoración.

Sin embargo, las oficinas abiertas también tienen sus ventajas, entre ellas que se enaltecen la comunicación y el espíritu colaborativo.

Jung Soo Kim and Richard de Dear, de la Universidad de Sidney, aplicaron una encuesta sobre satisfacción laboral a 42 mil empleados estadounidenses, cuyos resultados señalan que en cuanto al gusto de los empleados se trata, todavía predomina la preferencia hacia las oficinas cerradas y/o espacios con mayor privacidad.

El tamaño sí importa

Un estudio liderado por Vanessa Okken, de la University de Twente, en los Países Bajos, señala que las personas se sienten más a gusto hablando sus cuestiones privadas –o los temas relacionados a las drogas, la sexualidad y las emociones– frente a un escritorio amplio y en un cuarto no muy cerrado. 

De hecho, después de obtener los resultados, Okken y su equipo los analizaron y concluyeron que el espacio amplio –pero privado– los ayuda a abrirse en temas delicados.

Los participantes demostraron esta teoría hasta con su postura, pues se inclinaban hacia al frente y alzaban los brazos y la cara. También tuvieron más contacto visual.

Apuesta por los círculos

Sin tomar en cuenta lo que establece en Feng Shui, un estudio psicológico a cargo de Sibel Dazkir y Marilyn Read, alega que la diferencia entre los muebles con extremos en curva o rectangulares, determinan directamente las emociones que pueden experimentar los empleados.

Los resultados demostraron que los redondos hacen que las personas sientan que los muebles son más cómodos y acogedores. Y que reflejan una sensación de calma, a diferencia de los rectangulares.

Los rectangulares o rectos también tienen sus ventajas y estas son que en lugar de exaltar el lado sociable de los empleados, provoca que éstos se concentren en lo productivo.

Dazkir y Read consideran que este estudio podría inspirar a las compañías que se dedican a diseñar y fabricar muebles para las oficinas.

Juntos, pero aislados

¿Te molestan las carcajadas de tus colegas? ¿Te distrae el ruido de los tacones? Si la respuesta es sí, es muy probable que seas una persona que recurre a los audífonos para eliminar el ruido –y la distracción– en la oficina. O bien, para ambientar su concentración en un día de mucha carga laboral.

Sin embargo, utilizar audífonos también tiene consecuencias contraproducentes, ya que afecta la comunicación entre colegas.

Y la comunicación en el día a día refuerza la cultura de trabajo y es la estimulación ideal para que surjan buenas ideas.

Como dice Marissa Mayer –CEO de Yahoo y exempleada de Google–, “algunas de las mejores decisiones e ideas surgen de conversaciones entre empleados en la cafetería, de conocer a gente nueva y de reuniones improvisadas entre los equipos”.

Algunas personas sí necesitan desconectarse del mundo para poder concentrarse y tener un poco de paz (sobre todo si son oficinas con espacios abiertos, tales como las redacción de los periódicos). Pero esa excusa no ha sido suficiente para disminuir el debate que hay acerca de prohibir el uso de audífonos en las oficinas.

En Estados Unidos, algunas empresas implementaron como “regla” que se descargue una aplicación para iPhone, con la que cualquier persona puede poner en “Silencio” la música que está escuchando un compañero, en caso de que quiera interrumpirlo.

Anne Kreamer, quien fue vicepresidenta ejecutiva de Nickelodeon, escribió en el Harvard Business Review que no se ponía audífonos, para poder estar “al tanto de lo que sucedía en el trabajo a mi alrededor”. 

Kreamer ha trabajado en distintos medios y empresas con oficinas cuyo ambiente y espacios son abiertos, entre ellas The New York Times y TIME.

Además, según estudios realizados en Taiwán, escuchar música con letra está relacionado a menos concentración. De hecho, si te gusta escuchar hip-hop, toma en cuenta que esto disminuye la concentración para leer.

Los short fridays no funcionan

Seguramente has escuchado –o te ha tocado vivir– sobre los short fridays (en México se les dicen “viernes chilangos”). Se trata de una costumbre en el ámbito laboral, en la que los viernes, los empleados pueden salir a la hora de comida y no regresar a la oficina hasta el lunes (o sábado si les toca trabajar ese día).

Aunque suena casi como un lujo de pocos, un estudio señala que esta costumbre no marca diferencia alguna en la satisfacción y felicidad de los empleados.

La investigación se llevó a cabo durante 10 años y fue publicada recientemente en Journal of Happiness Studies.

Otro estudio, realizado por la Universidad de Sidney, indica que una jornada de seis horas diarias es la ideal para tener satisfacción y felicidad. Y que si la jornada excede ese tiempo, la persona experimentará ansiedad, fatiga y tendrá una calidad de vida pobre.