Este lunes, las autoridades de la India informaron que se halló una infección llamada “hongo negro” en algunos pacientes con COVID-19 que ha provocado que incluso desfigure sus rostros.

Se trata de la mucormicosis, también llamada infección por hongos negros, la cual puede dañar los senos nasales o los pulmones cuando se inhalan las esporas.

El Consejo Indio de Investigación Médica (ICMR) dijo el fin de semana que los médicos que tratan a pacientes con COVID-19, diabéticos e inmunodeprimidos deben estar atentos a los primeros síntomas, como dolor en los senos nasales u obstrucción nasal en un lado de la cara, dolor de cabeza en un solo lado, hinchazón o entumecimiento, dolor de muelas y aflojamiento de los dientes.

La enfermedad, que puede provocar ennegrecimiento o decoloración de la nariz, visión borrosa o doble, dolor en el pecho, dificultad para respirar y tos con sangre, está fuertemente relacionada con la diabetes.

También lee: México registra la cifra más baja de muertes por COVID con 57 en 24 horas

Y la diabetes, a su vez, puede exacerbarse con esteroides como la dexametasona, que se usa para tratar el COVID-19 grave.

“Se han reportado casos en varios otros países, incluidos Reino Unido, Estados Unidos, Francia, Austria, Brasil y México, pero el volumen es mucho mayor en India”, indicó David Denning, profesor de la Universidad de Manchester y experto en la Organización benéfica del Fondo de Acción Mundial para las Infecciones Fúngicas (GAFFI).

“Y una de las razones es mucha, mucha diabetes, y mucha diabetes mal controlada”.

India no ha publicado datos nacionales sobre mucormicosis, pero declaró que no hay un brote importante. Reportes de medios han señalado casos en Maharashtra y su capital, Mumbai, y Gujarat.

“No es algo de lo que deba entrar en pánico, pero hay que saber cuándo buscar una consulta”, sostuvo Aparna Mukherjee, científica de ICMR.