Preocupada por la vida artística y la cultura en México, la fotógrafa Cristina Kahlo manifiesta que la llamada “Cuarta Transformación” o “4T” está hundiendo más estos ámbitos y poniendo en riesgo el futuro de las nuevas generaciones.

La sobrina nieta de la pintora Frida Kahlo resalta que no se le está dando el valor a la cultura mexicana dentro del país, que es insignia en el extranjero, por lo que exhorta a que este terreno no sea olvidado por el ámbito político.

“México es un país de artistas, no se le está dando el valor, siento que no se está apoyando lo suficiente a los museos, por ejemplo (…) En este momento creo que todavía no cuantificamos el daño, en tres años lo vamos a cuantificar”, expresa la fotógrafa.

Además, también observa que la comunidad intelectual, artística y la ciudadanía en general, tenían otra idea de lo que iba a suceder con el actual poder ejecutivo y su gabinete a cargo, por ello es inevitable ver que hay problemas al interior de la administración morenista.

“En general, se esperaba otra cosa de este gobierno, y creo que el pensamiento y la observación hacen que uno se dé cuenta cuando las cosas no están bien, y el gremio cultural es crítico y observador. Cuando algo no funciona, uno tiene la obligación de manifestarlo”, agrega Cristina Kahlo.

La editorial especializada en arte, Taschen, acaba de publicar un volumen con las obras pictóricas completas de Frida Kahlo, mismo que su sobrina presentó en conjunto con Ofelia Medina, quien recitó extractos de la memoria de la artista. Durante la presentación también estuvo el autor y compilador de textos para este libro, el historiador de arte Luis-Martín Lozano.

El ejemplar, que tiene toda la obra reunida de Kahlo, pesa alrededor de seis kilos, ya que se encuentra en amplio formato (XXL, como lo denomina Taschen), tiene además un acervo fotográfico de la artista plástica, el cual le resulta reconfortante a su sobrina, porque hay una tradición en este campo visual dentro de la familia.

“Hay incontables fotografías de Frida, en esta casa (La Casa Azul-Museo Frida Kahlo), en Estados Unidos y en la publicación. Luis-Martín hace una selección que le parece coherente con la obra, porque la foto es un testimonio de lo que ocurrió en esta Casa Azul”, explica.

Frida en el presente, a los ojos de Cristina Kahlo

Pensando en el momento actual que atraviesa el feminismo en México y Latinoamérica, Cristina Kahlo considera que su tía habría sido una mujer luchadora, con un ímpetu indomable, abocada a hacer visibles a las minorías.

“Si Frida Kahlo hubiera vivido actualmente, muchas cosas serían distintas en su historia, evidentemente, hubiera sido una luchadora social aguerrida y una feminista. ¡Vaya! la primera en la fila, eso a mí me queda clarísimo”, describe la fotógrafa.

En ocasiones anteriores, ante el diario La Nación, de Argentina, Cristina afirmó que Frida Kahlo no fue feminista en su momento, acorde a los estándares de lo que se conoce hoy en día, aunque sí le da la insignia de pionera junto con otras ilustres mujeres de su época.

“No fue una feminista en el sentido que entendemos el feminismo ahora, porque en la época que vivía Frida Kahlo no se entendía de esa forma, pero lo que es un hecho es que ella, Lola Álvarez Bravo y un grupo de mujeres de esa época fueron pioneras al final de cuentas; hay fotos de Guillermo Kahlo en las que Frida está vestida como hombre”, platica.

Ser como Kahlo, ser auténtica

Para la fotógrafa y curadora de arte, más allá de el mote que se le ha impuesto a Frida Kahlo de feminista, resalta que era única en su manera de ser, lo que le otorgaba un halo de autenticidad ante los demás y eso es lo que debería perdurar para las nuevas generaciones.

“La gran cualidad de Frida Kahlo es que fue auténtica en su forma de pensar, de vestir, de ser. Me lo han dicho ‘es que a mí me hubiera gustado ser como ella’, bueno, pues lo primero que tienes que hacer es vestirte como a ti te gusta, hablar como a ti te gusta, no necesitas vestirte de tehuana”, sugiere.

Kahlo hace énfasis en cómo es que su tía pintora tuvo un sobresaliente desempeño artístico y además de identidad, por el tiempo que vivió, un México post-revolucionario, donde se necesitaba reforzar el nacionalismo, después del Porfiriato que venía cargado de una afrancesada burguesía.

“Las casas, las vajillas, la arquitectura, los sillones, todo era francés, entonces ella tuvo esa conciencia del arte popular, igual que Diego Rivera, fue un gran visionario en cuanto al arte prehispánico”, afirma.

Radiografía de la pintora

El volumen de editorial Taschen ha tenido un primer tiraje de 30 mil ejemplares en español e inglés, próximamente, se publicará en alemán. Su desarrollo tomó siete años bajo la coordinación de Lozano y la mayoría de fotografías y pinturas nuevamente se tuvieron que escanear y fotografiar, respectivamente.

Costo: 200 dólares

Páginas: 624

Peso: 5.42 kg

También puedes leer: Vuelve a los escenarios Frida Kahlo, viva la vida, una obra entrañable