Para que los océanos logren recuperar su equilibrio y se mantengan sanos necesitan una población suficiente de especies de tiburón, animales prehistóricos que han sobrevivido durante más de 450 millones de años, y que han garantizado la supervivencia y armonía entre muchas especies.

Las últimas cifras arrojan que su situación a nivel mundial es preocupante al conocerse que su población ha disminuido en cerca del 70 por ciento, incluso, en algunas especies el número llega hasta el 90.

Además, cada año, cerca de 11 mil ejemplares son asesinadas, eso equivale a tres tiburones por segundo, datos alarmantes que ponen en peligro a uno de los animales más antiguos que han estado en la Tierra.

Sin embargo, y con el fin de revertir estos daños al ecosistema marino, cada vez existen más esfuerzos humanos, uno de ellos es la iniciativa Saving Our Sharks, proyecto que surgió hace 10 años gracias a la colaboración de biólogos, buzos, conservacionistas y gente preocupada por los tiburones, específicamente los que viven en la zona de El Caribe mexicano.


En el Caribe existen hasta 25 especies identificadas de tiburones, siendo predominantes el tiburón toro y el tiburón tigre

“En Cancún se había dado una instrucción para remover a los tiburones de la zona turística, a partir de eso nos juntamos para rebatir esta orden trabajando en una actividad de buceo con los tiburones toro en Playa del Carmen. No había un área protegida ni autoridad responsable para atender estas actividades, nosotros entramos para hacer un manejo responsable de esta actividad y mantener a los tiburones vivos”, relata Luis Lombardo, director del proyecto Saving Our Sharks.

Una campaña contra la desinformación

A través del trabajo comunitario empezaron a fomentar el buceo como actividad turística y de educación ambiental, asimismo lograron incorporar a todos los sectores involucrados, desde pescadores y buzos hasta la comunidad en general para el cuidado de estos animales.

También lograron su objetivo principal, que Playa del Carmen sea un área resguardada y que la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas sea quien regule la actividad; no obstante, Lombardo destaca la enorme labor de que la gente tome conciencia sobre esta especie, fuera de mitos y prejuicios infundados y erróneos.

“La desinformación es uno de los rivales a vencer, hay una fuerte campaña publicitaria en contra de estos animales, tenemos guardado en el subconsciente que son animales que nos quieren matar y no es así. Ha sido una tarea enorme cambiar la visión, no solamente de los visitantes, sino de toda la comunidad”, abunda.

Lo que pretenden, agrega, es buscar embajadores que hablen por los tiburones y sobre la situación real en la que viven. Además, tienen la misión de transformar lo que era conocido como buceo extremo a una actividad de educación ambiental, capacitan a todos los guías sobre su fisiología y biología, pero además de la problemática que viven a nivel mundial, les muestran su belleza y lo importante que es conservarlos.

“Los tiburones son importantes en toda la cadena alimenticia, sobre todo como depredadores, el arrecife es un ecosistema único en donde gracias a la presencia del coral podemos tener una biodiversidad comparable a la Selva Lacandona. Para lograr la estabilidad de este ecosistema debe haber la presencia de depredadores, mantienen la población de peces sanas, removiendo a los enfermos o viejos, son uno de los elementos clave de estos sistemas coralinos”, expresa.


Durante el mes de julio la fundación celebra al tiburón con actividades, talleres y charlas que sensibilizan sobre su situación

Rescate al tiburón desde la comunidad

Afortunadamente, en Quintana Roo la pesca ilegal cada vez es menor, a diferencia, por ejemplo, del estado de Baja California. En el Caribe, destaca Luis Lombardo, es pesca artesanal, se realiza en forma manual, más consciente, esto se debe a las actividades que desde Saving Our Sharks han realizado para promover el cuidado de los tiburones y que los ha involucrado en las investigaciones.

Hace cinco años se aliaron a Shark Tower Cancún, un desarrollo residencial para crear un laboratorio de investigación en el que desarrollarán un espacio para que los tiburones vivan en cautiverio, esto les permitirá investigar a la especie en todo el arrecife americano, pelear por nuevas leyes de protección y trabajar con los pescadores para eliminar la pesca del tiburón en el país.

“Se trata de un laboratorio compartido para quien busque hacer investigación y trabajo con tiburones rayas y los utilicen, pues en la zona hay pocos lugares para hacerlo, es el primer espacio exclusivo para la investigación del tiburón. Quintana Roo vive gracias a sus recursos naturales, si nosotros acabamos con el manglar y el arrecife vamos a terminar con una laguna verde, entonces es responsabilidad de todos conservarlo y se comprometan a una causa”, relata.

La fundación ha logrado avanzar en los estudios y desarrollo de proyectos para la preservación y cuidado del tiburón. Actualmente han logrado salvar más de 100 hembras preñadas de tiburón toro y a sus crías, se han instalado programas de telemetría acústica, satelital y visual para monitorear a los animales en tiempo real desde Quintana Roo hasta Belice, además de todo el Golfo de México, se creó la primera guía de identificación del tiburón toro en todo el Caribe, además de ofrecer conferencias en escuelas, universidades, así como en congresos.


“En un inicio tuvimos que quitar el mito no sólo con buzos, pescadores y turistas, sino con autoridades, queríamos protegerlos y nos veían con cara de locos, pero poco a poco los hemos educado y sensibilizado”

Luis Lombardo

Director de Saving Our Sharks

Finalmente, se ha trabajado para hacer conciencia sobre el consumo del tiburón, uno de los aspectos más complicados, pero que gracias al nado turístico con ellos se demuestra que es más redituable que comercializar las aletas para consumo humano.

“Nosotros consumimos tiburón sin darnos cuenta de mil maneras, el bacalao que normalmente consumimos en Año Nuevo muchas veces es tiburón, lo mismo el taco de pescado, en la industria de belleza, el escualeno es una proteína que traen algunos shampoos y cremas, eso viene del tiburón, lo consumimos de muchas maneras que ni siquiera somos conscientes”, detalla Lombardo.

También puedes leer: La amenaza del hábitat de los tiburones epaulette