La japonesa Kane Tanaka, quien estaba certificada como la persona más longeva del mundo, falleció a la edad de 119 años, así lo informaron las autoridades locales este lunes.

De acuerdo con los registros, la mujer nació el 2 de enero de 1903 en la región de Fukuoka, al suroeste de Japón.

Como referencia, Tanaka nació el mismo año en que los hermanos Wright volaron por primera vez y Marie Curie se convirtió en la primera mujer en ganar un Premio Nobel.

La anciana gozaba de buena salud hasta hace poco y vivía en un asilo, donde pasaba en calma sus días de retiro viendo televisión y estudiando matemáticas.

Durante su juventud, la mujer tuvo una tienda de fideos y otra de pasteles de arroz. Se casó en 1922 con Hideo Tanaka y tuvo cuatro hijos; además de adoptar a uno más.

Se tenía contemplado que participará en silla de ruedas para el relevo de la antorcha de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, pero la pandemia de COVID-19 frustró los planes.

En 2019, cuando los Récords Guinness del Mundo la reconocieron como la persona viva más vieja, se le preguntó en qué momento de su vida había sido más feliz y respondió: “Ahora”.

Tanaka se levantaba normalmente a las 6:00 de la mañana y dedicaba sus tardes a estudiar matemáticas y practicar caligrafía.

“Uno de los pasatiempos favoritos de Kane es una partida de Othello y se ha convertido en una experta en el clásico juego de mesa, ganando a menudo al personal de la residencia”, dijo Guinness.

Lee también: La anciana que desafió al temblor

El gobernador local Seitaro Hattori destacó la vida de Tanaka tras su muerte el 19 de abril.

“Estaba deseando ver a Kane en el Día del Respeto a los Mayores de este año (una fiesta nacional en septiembre) y celebrarlo juntos con su refresco y chocolate favoritos. Me entristece enormemente la noticia”, dijo en un comunicado el lunes.

Tanaka se quedó cerca de romper el récord de la personas que más ha vivido, el cual corresponde a la francesa Jeanne Louise Calment, quien murió con 122 años y 164 días en 1997.