Una vacuna experimental brindó una amplia protección contra las 20 subvariantes del virus de la influenza A y B en pruebas iniciales en ratones y hurones. Esto representa un paso adelante hacia una vacuna universal contra la influenza que podría ayudar a prevenir futuras pandemias.

Así lo asegura un nuevo estudio de Estados Unidos publicado este jueves 24 de noviembre. En él se informa que esta posible vacuna universal de dos dosis emplea la misma tecnología de ARN mensajero (ARNm) que se utilizó para los fármacos contra COVID-19 desarrolladas por Pfizer/BioNTech o Moderna.

Una vacuna universal no significa el fin de las temporadas de gripe. No obstante, podría evitar el trabajo de desarrollar nuevas vacunas año con año, según el estudio.

“La idea es tener una vacuna que proporcione a las personas un nivel básico de memoria inmunitaria para diversas cepas de la gripe, de modo que haya muchas menos enfermedades y muertes cuando ocurra la próxima pandemia de gripe”.

Así lo señaló el líder del estudio, Scott Hensley, de la Escuela Perelman de Medicina de la Universidad de Pensilvania en un comunicado citado por Reuters.

Tal vez te interese: Perro del Infierno, nueva variante de COVID-19, ya está en México y reportan casi 100 casos

¿Qué hace diferente a esta vacuna universal contra la influenza?

La principal diferencia es el nivel de protección que brinda. Actualmente las vacunas contra la influenza ofrecen una o dos versiones del virus. Por su parte, esta vacuna experimental incluye 20 tipos distintos. De esta manera, se espera que el sistema inmunitario reconozca cualquier virus de la gripe que pueda encontrarse en el futuro.

Durante las pruebas de laboratorio, los sistemas inmunitarios de los animales vacunados reconocieron y se defendieron contra 18 cepas diferentes de la influenza A y dos de la influenza B.

Además, destaca que los niveles de anticuerpos inducidos por la vacuna permanecieron sin cambios durante al menos cuatro meses, según el estudio publicado en la revista Science.

Finalmente, la inoculación redujo los síntomas de la enfermedad y protegió contra la muerte incluso cuando los roedores fueron expuestos a un virus que no estaba en la vacuna.

Este avance eleva las esperanzas de tener una vacuna universal contra la gripe. No obstante, todavía quedan pendientes los ensayos clínicos en voluntarios humanos.