http://indigo-video.s3.amazonaws.com/piensa/piensa-20130603-mty-02.mp4

Lo bueno de formar una banda a los 13 años es que, si se desintegra, puedes iniciar tu carrera como solista sin haber cumplido los 30.

Ese es el caso de Bill Ryder-Jones, quien durante más de una década fue el guitarrista principal de The Coral, uno de los últimos eslabones de la euforia Britpop de los 90.

Luego de grabar el soundtrack para una cinta imaginaria en 2011, “A bad wind blows in my heart” (2013) se ha convertido en su debut formal como solista. En este álbum, Ryder-Jones ha decidido colgar la guitarra para crear 11 temas a base de piano. Solo hace falta ver la crepuscular portada del disco para darse cuenta del nuevo enfoque que ha tomado el artista de Liverpool.

El resultado es un taciturno álbum sobre recuerdos de la adolescencia en un país donde, a juicio de las observaciones del cantante, los ríos siempre son turbios y los cielos nunca son despejados. 

Sonoramente, bien podría ser la secuela de la melancólica banda sonora de “Submarine”, creada por Alex Turner, vocalista de Arctic Monkeys, y en la que, por cierto, Ryder-Jones colaboró en un par de temas.

“He took you in his arms” es la mejor prueba de la sensibilidad que tiene Ryder-Jones para crear una canción cuyo coro –“No one ever says the things they’re thinking”– se vuelve un mantra. Es una meditativa melodía al piano, acompañada de letras que logran ese raro balance entre ser exquisitamente detalladas y a la vez apelar a una universalidad de sentimientos. Sin duda, una de las grandes canciones del 2013 que poca gente escuchará.

Este disco es la mejor prueba de que, en el caso de Bill Ryder-Jones, después de que tu banda colapsa, todavía hay vida y talento. 

Álbum recomendado

-“A bad wind blows in my heart”
Bill Ryder-Jones
(Domino; 2013)
105 pesos en iTunes