Durante esta pandemia, donde el aislamiento social ha sido una medida importante para evitar más contagios de COVID-19, la música ha demostrado el valor social que tiene, ya que gracias a ella las personas han podido sobrellevar el confinamiento. “Siento que la música es algo vital para todos, quien la tenga en sus vidas lo va a ayudar, es algo terapéutico, que te sirve para muchísimas otras cosas, siento que todo mundo debería experimentarla”, expresa Salo Loya, tecladista, arreglista, productor y compositor de música pop.

Salo Loya, quien ha trabajado con artistas como Jon Anderson, Marco Antonio Solís, Charlie Zaa y Luis Miguel, ahora compartirá su experiencia profesional a través del curso en línea “Arreglo y producción pop”.

“Es algo que ya tenía en mente desde hace bastantes años, pero nunca lo había podido aterrizar y curiosamente durante el año pasado surgió el encuentro con mis amigos de Compasstage y me invitaron a hacer un curso. Ellos ya estaban en procesos de hacer cursos con el maestro Armando Manzanero, Susana Zabaleta y Aída Cuevas, fue algo que hasta me impresionó que me consideraran para algo así”, cuenta el músico.

El curso, que ya está disponible en la página de Compasstege, está enfocado en la creación de una pieza, llevarla desde la concepción de una canción hasta que llega al oído de las personas.

“Muestro ejemplos de cómo fue la plática con el artista, de las primeras ideas y bosquejos de las canciones. Vamos viendo cada una de esas etapas y cómo sonaban, cómo es trabajar con otro compositor y básicamente compartir lo que es el proceso que yo sigo en la producción musical desde el aspecto musical, hasta el social con los artistas, de comunicación con las disqueras, con los managers, de todo eso que envuelve esta industria”, comenta Salo.

Salo Loya afirma que su curso en línea es para todos, ya que afortunadamente la música ya no es exclusiva de algunos grupos. Ahora, con una computadora, desde su habitación, las personas pueden hacer todo un disco; sólo hace falta tener el más mínimo interés por la creatividad, por lo que significa hacer una canción.

“Es para quien quiere ver cómo a lo largo de 35 años en este mundo he aprendido cómo lograr llevar piezas para que sean escuchadas y consideradas por artistas y disqueras y cómo tratar de tener los mejores resultados de esas oportunidades cuando se presenten”, dice.

Y es que Salo reconoce que en sus inicios hubo veces en las que se le presentaron oportunidades que por la inexperiencia dejó pasar, por lo que este curso tiene algo para todos, desde un curioso o un principiante, hasta un profesional.

“Arreglo y producción pop” está compuesto por cápsulas que duran entre 12 y 16 minutos, cada uno se enfoca en un tema en especial. Son 13 capítulos, más de dos horas de video.

“Con el permiso del artista uso un proyecto real incluyendo su voz en crudo para que todos vean el proceso de cómo empezamos y cómo terminamos”, cuenta el tecladista.

Salo Loya comenzó su carrera en 1985, por lo que ha vivido todo el cambio que ha sufrido la industria musical. Ha sido testigo de cómo la tecnología fue aumentando, vio a la industria disquera caer y cómo de repente la música se volvió gratuita, hasta ahora, donde otra vez se comienza a pagar por ella. Para él, todo este caminar le da herramientas para compartir con la gente.

“Estamos hablando de una industria donde hay tiburones muy grandes que te pueden comer vivo; entonces, el realizar el curso y describir los temas, fue como ver un álbum fotográfico y ver cómo encontrar el hilo en todo esto, porque a veces estamos en donde estamos y no sabemos cómo llegamos”, opina.

También puedes leer: Kaleema muestra su feminidad en la música electrónica