Fusionar el sonido digital con lo analógico es algo que hace Heidi Lewandowski (Kaleema), desde que inició su trayecto musical en su juventud, ya que primero aprendió violín y piano en su natal Buenos Aires, Argentina, y poco a poco fue incorporando más sonidos, en su faceta más latente, de la música electrónica.

Con el nombre de Kaleema, ella ya lleva un LP a cuestas, Nómada, de 2017, y ahora en plena pandemia presenta Útera, el cual reconoce que es un disco muy personal, por lo que para nada es fortuito su título, ya que hace referencia a lo que vive el país sudamericano con la despenalización del aborto.


Este disco tiene mucha relación con el momento, con un empoderamiento femenino, desde un lugar. Al menos para mí, el nombre del disco tiene relación con el momento que estaba produciendo y componiendo el disco, estaba atravesando una situación de salud que me permitió tomarme el tiempo orgánico necesario, porque fueron dos años y medio

Heidi Lewandowski

Música

Aunque haya empezado desde antes de la crisis sanitaria a hacer este nuevo LP, la multiinstrumentista argentina lo siente como una nueva identidad, de renacimiento, justo lo que es una sensación universal en este momento de cambio y nueva construcción social en todas las latitudes.

“Este disco para mí significó realmente encontrarme con mi feminidad, con mi capacidad de mujer en el arte y en la vida, me ha transformado como persona y como mujer, sin lugar a dudas, mi trabajo artístico desde lo visual, en la tapa del disco se ve algo conceptual, estoy dentro de una burbuja que podría ser considerada como útero, es un nacimiento”, describe Lewandowski.

Los sonidos de la artista se han venido curtiendo desde años atrás, por ejemplo, cuando colaboró junto al percusionista Federico Estevez, ya que ellos improvisaban con sonidos de la región andina, pero cada quien siguió explorándolos en su camino musical; esto se percibe en Útera.

“Es un híbrido entre estos mundos de lo digital, lo analógico y el sonido electrónico, con lo orgánico que serían los instrumentos de los aerófonos andinos, las voces y texturas orgánicas, instrumentos de cuerda como chelos o violines. Claramente tiene un trasfondo muy folclórico y también de música latinoamericana”, comenta en entrevista con Reporte Índigo.

Útera se encuentra disponible de manera digital en todas las plataformas en línea, además de que puede ser adquirido de manera online junto con los otros materiales de Kaleema en la página de Bandcamp.

Entre quenas y sintetizadores

La compositora reconoce que de los sonidos andinos le gusta utilizar instrumentos de viento, como lo es la quena y el quenacho, que asemejan el sonido de una flauta, pero también afirma que hay algo de la electrónica europea que le atrae, específicamente del productor William Emmanuel Bevan, mejor conocido como Burial.

“Él es inglés y en 2006 y 2007 sacó dos discos, Burial y Untrue, respectivamente, marcaron un momento clave en la producción de la música electrónica, estos discos, sobre todo Untrue, fueron ¡wow! Fundamentales para todo lo venidero, muy inspiracional para todos nosotros”, dice.

El sonido de Kaleema podría parecerse en momentos al de la canadiense Claire Elise Boucher, quien se denomina como Grimes. Lewandowski se sincera sobre el gusto por su música, y apunta a que todo se lo deben a Burial.

“Hay algo de eso que Grimes lo toma y yo también, que tiene que ver con utilizar sonidos más industriales y más oscuros, acompañándolo de instrumentaciones más cálidas, como la voz o las melodías con sintetizadores que suavizan ese sonido más industrial”, agrega.


La visión que Kaleema tiene de la música y de esta industria es fortalecer a colegas mujeres

Kaleema Produciendo a más mujeres

Lewandowski observa que ahora hay más oportunidades para el género femenino de poder destacar en la industria musical; sin embargo, todavía se necesita potencializar más a las mujeres en este terreno que desde la producción es dominado por los hombres.

“Todavía falta muchísimo más presencia de mujeres productoras, por ejemplo, hace poco leía que en Estados Unidos son prácticamente el dos por ciento de productoras en la industria de la música y el 98 por ciento hombres, por lo cual tenemos una cifra bastante llamativa, en Latinoamérica creo que es igual o peor”, argumenta la cantautora.

La visión que Kaleema tiene de la música y de esta industria es fortalecer a colegas mujeres, por eso se encuentra también impulsando la trayectoria de artistas emergentes que no solamente se encuentran en Argentina, ya que este nicho independiente, solo puede salir adelante con la ayuda de las mujeres.

“Cynthia Codoner es una de ellas, Esotérica tropical es un proyecto de una puertorriqueña, Juliette Robles es otra cantante de Barcelona de origen peruano, esas son las artistas que estoy produciendo en este momento; una cantante mexicana, otra de origen puertorriqueño y otra peruana. Me inspira mucho trabajar con mujeres y apoyándolas en su trabajo”, subraya.

También puedes leer: Xato, electrónica y buen rock en su primer LP