Reporte Indigo

Cultura

Altair Jarabo, su misión es unir a México y Marruecos

Con apoyo de la Embajada de Marruecos en México, Altair Jarabo tiene la responsabilidad de liderar un proyecto cinematográfico

Con apoyo de la Embajada de Marruecos en México, Altair Jarabo tiene la responsabilidad de liderar un proyecto cinematográfico

Si bien, poder hermanar a dos naciones es una gran responsabilidad que requiere sabiduría y astucia, también es privilegio que pocas personas logran tener. Esta misión ahora la tienen entre sus manos la actriz Altair Jarabo, quien, por medio de un gran proyecto cinematográfico, estrechará la mano de México y Marruecos.

A este privilegio logró llegar la actriz, porque, dice, es una persona muy curiosa y con suerte, a la que le gusta relacionarse con todo tipo de personas que se dediquen a todo tipo de cosas. De esta manera recibió el honor de ser invitada a formar parte de un grupo de amistad entre México y Marruecos.

El conjunto, está compuesto por personas de muchas disciplinas e industrias, con carreras diferentes, que están buscando tender puentes desde ambos países.

“Me puse a pensar, ‘bueno, desde mi trinchera, que es el mundo de la comunicación, de la televisión, ¿qué podíamos hacer en común?’ Y surgieron ideas de coproducir una historia que transcurriera en México y Marruecos con personajes y presupuestos de aquí y de allá”, cuenta Altair, en entrevista con Reporte Índigo.

La actriz mexicana ya tiene la historia que va a proponer y sabe qué lugares le gustaría mostrar de ambas naciones; sin embargo, asegura que es muy prematuro dar detalles tan específicos, porque el proyecto seguramente irá evolucionando.

“Estamos en la etapa de negociación, de que se dé luz verde, pero va por buen camino, la verdad es que se aterrizó muy rápido. Estoy increíblemente agradecida por la ayuda que recibí. La agenda que se logró gracias a la Embajada de Marruecos en México fue muy importante, muy acertada. Estamos haciendo un gran trabajo para acercar a los dos países”, cuenta.

Esta experiencia la cuenta la actriz con orgullo, ya que sabe que sucesos así son los que van formando la historia de cada persona. Afirma que es un proyecto que la reta, que la intimida un poco, pero que también la ilusiona por todo lo que se puede lograr.

Un viaje retador y mágico

Para poder ir armando este gran proyecto, Altair Jarabo tuvo que viajar a Marruecos, donde fue recibida por personal del Ministerio de Relaciones Exteriores de aquel país. Allá se reunió con el jefe de cinematografía marroquí, Sarim Fassi-Fihri, y con una realizadora pionera, quien se ha vuelto icónica por sus personajes femeninos.

“Les interesa mucho México y así como a nosotros se nos hace, por ponerle un adjetivo, exótico el mundo árabe, la cultura, las telas y los colores, ellos también piensan en nuestro país como un lugar exótico, por su música, colores, gastronomía y arquitectura”, cuenta la actriz.

Jarabo dice que en Marrakech tenía más citas agendadas, pero debido a que Marruecos dio la orden de cerrar fronteras debido a la pandemia, tuvo que salir de un día para otro y se quedó con muchos pendientes; sin embargo, se dice muy contenta de que todo va avanzando por buen camino.

Altair regresará en un mes al país africano para continuar lo que había empezado y concluir lo que se quedó pendiente. Al volver a México espera ya tener todos los contratos firmados.

“Soy muy afortunada de lograr este viaje y avanzar tanto en tan poco tiempo. Espero en un mes estarlo concretando y tener mucho más que contarte, a lo mejor en qué elenco estoy pensando, en qué locaciones mexicanas y marroquís y cuál será la historia”, comenta.

La mexicana se muestra orgullosa del recibimiento que tuvo, de cómo se dieron las cosas, del grupo de personas que le tendió la mano, que le ayudó a concretar citas y del viaje espectacular con una agenda muy bien planeada que logró.

“Cuento esta experiencia con mucho orgullo, porque en todos mis años de actuación he tenido viajes y eventos espectaculares, pero esta combinación de ser recibida por autoridades de esta manera no lo había experimentado. Fue un viaje lleno de propósitos, de ideas, que me despertó otra vez, me hizo sentirme viva el plantearme cosas fuera de mi área de confort, que es la actuación”, asegura.

El adentrarse en otro continente y en otra cultura para enamorarlos de un proyecto cinematográfico está siendo tanto retador, como mágico para la actriz, quien se dice feliz de cargar con esta responsabilidad.

“Yo podría seguir actuando y que me llame un productor o un director, pero ensamblar esto es algo que me impone mucho, que me reta y me saca de mi estado de confort, pero sobre todo, que me da alegría”, comparte Altair.

Altair Jarabo busca romper estereotipos

Con este proyecto Altair Jarabo tiene la posibilidad de romper con estereotipos que envuelven demasiado tanto a la cultura mexicana como a la marroquí, dos naciones de las que se habla mucho fuera de sus territorios, pero de las que poco se sabe en realidad.


Creo que hay mucho que mostrar de estas dos naciones, de su lado moderno. Las cosas no son tan simples como parecen. Hay muchos estereotipos, el mexicano macho, todos son iguales, y no es así, el México que yo quisiera mostrar es mucho más profundo, bonito y más amplio, y también Marruecos tiene mucho que mostrar

Altair Jarabo

Actriz

Erróneamente Altair pensó que su condición de mujer representaría un obstáculo para poder concretar este proyecto en Marruecos, pero no fue así. Dice que conoció un país moderno, con muchas facetas, que no siempre es lo que se piensa de la cultura árabe; eso también le gustaría plasmarlo en su historia.

A Jarabo le han preguntado si le gustaría ser la protagonista de la historia, y aunque asegura que sí, reconoce que como esta producción es “su bebé”, todas las decisiones que se tomen las hará con humildad, así que, si conoce a otra actriz, en la que confié y le guste su trabajo, que haría un mejor papel que ella la aceptaría con gusto.

“El proyecto sería mi bebe, así que quisiera dejarlo en manos de un productor superexperimentado en quien yo confié, creo que hay que tener humildad para saber cuándo te toca aprender y cuando te toca manejar el barco, y yo estoy en posición de aprender. Si logro todas las luces verdes tendré mis créditos, pero no sé si necesariamente como actriz”, explica.

Al ser un gran proyecto binacional, Altair Jarabo tiene claro que se tiene que juntar con los mejores, porque es mucha la responsabilidad de encargarse de todas las aristas.

“Quiero aprender de todos los pasos, un productor con el que yo he trabajado me dijo ‘yo considero a todos en este equipo mejores que yo en sus áreas, pero mi magia es ensamblarlos a todos’ y creo que es lo que debe hacer un realizador”, reflexiona.

Mucho que aprender

La actriz Altair Jarabo dice que vale mucho la pena presumir todos los avances que existen en Marruecos, como toda la infraestructura que estás construyendo, como el nuevo recinto para la ópera que diseñó el despecha de Zaha Hadid, o su plan de vacunación contra el COVID-19 que ha avanzado de una forma espectacular.

Además, asegura que de México está orgullosa de la hospitalidad y la calidez que caracterizan a sus habitantes, pero sobre todo de su capacidad de adaptarse a cualquier circunstancia y salir avante de ellas.

También puedes leer: Colectivo traffico, cine de la calle y para la calle

Exit mobile version