El pacto de caballeros en el futbol mexicano no cubre de forma exclusiva lo deportivo, sino, lo más importante para ellos, la ruta del dinero y el mayor ingreso de los clubes del máximo circuito profesional, los derechos de televisión. Es por eso que desde su asomo, Media pro es rechazado en el medio nacional.

En México, las estructuras de las entidades deportivas, como las de muchos ámbitos, se manejan igual que un club de Tobi: ni son todas las que son ni son todas las que merecen estar, pero llegan a este grupo las que tienen los recursos económicos para integrar un medio cerrado donde, además de las relaciones públicas de los participantes, se considera una perspectiva de negocio que sea aprobada por la mayoría.

Si alguien le quiere entrar al aro es porque estará dispuesto a aportar algo que sea considerado sustancioso por el circulito llamado Consejo de Dueños, integrado por personajes que no solamente son propietarios de los clubes participantes, sino de grandes empresas puntales del país. Imagínate, estimado fan, este inicio de diálogo en la banqueta de la cuadra: “¿Quieres jugar con mi balón? Ok. ¿Qué aportas para saber si te dejo jugar o no?”.

Así que cualquiera que desee una rebanada de la jugosa pizza debe contar con el apoyo no escrito de los más grandes poseedores: Grupo Televisa, Femsa, Grupo Salinas, Grupo Pachuca, Cemex y, por contrato temporal (que cumple su segundo lustro) BBVA.

El ingreso más sustancial para un club de la liga casera es el de los derechos televisivos, con un promedio del 33 por ciento de los ingresos totales.

El llamado pacto de bandoleros, rebautizado así en tono de broma por el ex técnico mundialista Miguel Mejía Barón, no es un contrato físico, pero sí es un acuerdo tácito para no admitir que alguien se salga del huacal en cuestiones de fichajes, negociaciones comerciales o cualquier otra cosa que contravenga lo que ellos asumen como estabilidad del balompié nacional —según le han dicho a este columnista algunos de estos personajazos—. #Ooorale

UN GIGANTE SE APROXIMA

Mediapro es una compañía española que se promueve como “productora líder en toda la cadena de valor del ámbito audiovisual”, y de una manera muy hábil pudo acaparar presencia en 36 países del mundo y adquirió los derechos de transmisión televisiva de las Ligas 1 y 2, que son las primeras en importancia del futbol francés.

Sin embargo, actualmente enfrentan procesos judiciales por presunto incumplimiento de pago del balompié galo, cuyo contrato fue realizado a cambio de 814 millones de euros.

Otro candidato comprador que levantó la mano es Manuel Arroyo Rodríguez, actual CEO del Grupo Lauman, que a su vez es dueño de Comtelsat y El Financiero-Bloomberg, condensado mediático especializado en información económica y financiera, que difundió la nota del adeudo de Mediapro al futbol francés por 172 millones de euros el 7 de diciembre del año pasado.

Su acercamiento a América Latina es un hecho. En su cuenta de Twitter, @GrupoMEDIAPRO se ufana de que comercializará los derechos internacionales de las principales competiciones de la Concacaf con la Copa de Oro 2021 y la Concachampions.

LARGO ESTIRA Y AFLOJA

Un camino espinoso ocupa el proceso de venta de Fox Sports, luego de que este grupo de canales de televisión fue adquirido por Walt Disney Company, a su vez poseedora de ESPN, que como promueve su eslogan, el Líder Mundial en Deportes, a los ojos de la Comisión Federal de Competencia (Cofece) podría suponer una competencia desleal para las compañías sobre todo caseras. Desde ese momento, se le ordenó al emporio de Mickey Mouse desprenderse del paquete de canales deportivos.

El 26 de noviembre se reunieron en México el catalán Tatxo Benet Ferran, socio fundador de Mediapro, representantes de ING Financial Markets LLC, el agente de desincorporación, contratado por Disney-Fox y aprobado por el regulador, se reunieron y eso incomodó al medio nacional.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) se reunió en noviembre del año pasado para acordar la fecha de la última prórroga para atender la venta de Fox Sports a más tardar el 6 de marzo de 2021.

La propia Cofece relata en su portal de internet la ruta que siguieron las negociaciones para buscar un comprador, tras la adquisición de total de la Twenty-First Century Fox que incluía los canales deportivos.

“A mediados del 2018, notificaron (…) su intención de realizar una concentración a nivel global, consistente en la adquisición por parte de Disney del 100 por ciento del capital social de Fox, además de sus estudios de cine y televisión, canales de entretenimiento por cable y deportivos regionales, así como los negocios internacionales de televisión.

“En un segundo momento, en enero de 2019, para eliminar cualquier posible riesgo a la competencia que la transacción pudiera implicar en el mercado de distribución de películas para su exhibición en salas de cine, las partes modificaron la operación inicialmente notificada, para incluir la cesión por parte de Disney de su participación en el capital social de Walt Disney Studios-Sony Pictures Releasing de México (WDSSPR) en favor de Sony Pictures Releasing International Corporation (Sony Pictures)”.

Reseña que el 31 de enero de 2019, el Pleno de la Comisión determinó que, con la cesión por parte de Disney de su participación en WDSSPR en favor de Sony Pictures, pero quedó pendiente la cesión de Fox Sports.

Luego de cuatro prórrogas en 2020, debido a las complicaciones de agenda por la pandemia mundial, se anunció como última cita para informar sobre la venta la primera semana de marzo  de 2021.

‘¡HAY TIRO!’

El camino de Mediapro hacia Fox Sports va tan encaminado, que TV Azteca emprende desde el sábado16 de enero una campaña en contra de Mediapro en su programación deportiva que comprende partidos de la Liga BBVA MX y las funciones de box y lucha libre. El sábado 13 de febrero, en su barra nocturna, en las funciones de box y de lucha libre, al menos tres veces en dos horas transmitió el promocional en formato de nota televisiva que alertó la llegada de esta empresa española, donde a juicio de una voz en off, constituye un peligro, porque quiere enrolarse en el futbol mexicano después de fracasar en Francia.

“La liga francesa, una de las cinco más poderosas del mundo, tiene grandes problemas… sus clubes enfrentan una crisis, viven en una situación precaria. Algunos, incluso, podrían quebrar debido a que la compañía hispano-china de comunicaciones Mediapro, que adquirió los derechos de transmisiones de la competencia no cumplió con sus obligaciones”.

La narración en el spot continúa con un locutor en tono melodramático, sobre un fondo musical de intriga.

“(Media pro) dejó de pagar a clubes y a la liga francesa 325 millones de euros de un convenio que ellos propusieron por 780 millones de euros al año”.

Remata con que el problema es tan grave que se tornó un “asunto de estado”.

“Aún así Mediapro pretende comprar Fox Sports en México, mientras ha hundido al futbol francés en una crisis sin precedentes”, reitera el final de la pieza que dura un minuto 41 segundos.

Por supuesto que no se reseñan fuentes de las cifras manejadas en el video.

El asunto se torna interesante en la recta final de este partido. Ojalá que dentro de todo, no existan efectos colaterales negativos y el personal, gente de producción, administración y talento de Fox Sports no resulte perjudicada con la operación. #AsíSea

¿Quién es Héctor Quispe?

Periodista y consultor. Dirige CID Consultoría, casa de soluciones en cifras y contenidos enfocados en el fan y su identidad; es MBA en Dirección y Gestión de Entidades Deportivas, por la Universidad Europea de Madrid; tiene la especialidad de Periodismo Deportivo, por el Programa Prensa y Democracia de la Universidad Iberoamericana. Coordina el Diplomado de Periodismo Deportivo Digital en la Escuela Carlos Septién García, y da clases en el de Marketing and Communication for Sports Brands, en la Universidad Anáhuac. Su análisis es consultado por diferentes medios en torno a negocios y deporte: Red Forbes, MedioTiempo, Expansión, El País, Fox News, Telemundo, Foro TV y TUDN, entre otros, además de que funge como Senior Editor en el diario AM de Querétaro desde noviembre de 2020. Es coautor del libro “Cómo hacer Periodismo Deportivo. Una visión Iberoamericana”, y publica esta columna cada jueves en la multiplataforma de Reporte Índigo.