¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

El pasado jueves 7 de noviembre, el Senado de la República llevó a cabo la última ronda de votación para la designación de la titularidad de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH); en dicha sesión, se cantó la siguiente votación: 8 votos a favor de Orozco Henríquez, 24 a favor de Peimbert Calvo, 76 a favor de Piedra Ibarra, 6 abstenciones, de un total de 114 sufragios emitidos, por lo que en sesión próxima, rendirá protesta la candidata electa.

Ante este hecho, las y los senadores integrantes de la fracción parlamentaria del PAN, así como el senador independiente, denunciamos la falta de 2 votos, ya que como se pudo constatar en el video del propio Canal del Congreso, 114 senadoras y senadores depositaron sus respectivos votos, dos de ellas, colocaron un voto adicional, en nombre del senador Aceves del Olmo y de la senadora Noyola Cervantes, por lo que el total de sufragios recibidos en la urna transparente fue de 116 votos.

La importancia del total de cédulas recibidas radica en que, nuestra Carta Magna y la ley de la materia señalan que el Senado deberá elegir mediante el voto de las dos terceras partes de los senadores presentes, a la persona titular de la CNDH, por lo que, al emitirse 116 votos, la mayoría calificada necesaria para elegir a la persona titular es de 78 votos y no los 76 que obtuvo la candidata vencedora.

En ese sentido, hicimos un llamado a la Mesa Directiva para que no se cite a rendir protesta a la candidata electa, se reponga el procedimiento de elección mediante tablero abierto y ante fedatario público y se de vista a la Contraloría Interna y al Ministerio Público para deslindar las responsabilidades a las que haya lugar. Necesitamos dar transparencia a la elección, no podemos por un capricho, echar por la borda todo un proceso que se distinguió por ser de máxima publicidad, de parlamento abierto, equitativo y democrático.

La denuncia #FraudeCNDH ha generado escozor entre los miembros de la bancada mayoritaria de Morena, quienes en diversos momentos salieron a defender la elección, mostraron videos, conversaciones privadas, argumentaron que esos dos votos eran hojas en blanco y sobres, e incluso, amagaron con quitarme la presidencia de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, lo cierto es que siguen faltando dos votos y el nombramiento se ve empañado por estas prácticas fraudulentas del partido oficial.

Lo he dicho, soy una mujer de principios que está del lado correcto de la ley, de lo ético y de lo honorable, por ello, no daré un paso atrás y seguiré denunciando el fraude cometido por Morena en la elección de la presidencia de la CNDH, no podemos permitir que nuestras instituciones sean violentadas, no se lo merece el Senado y no se lo merece México


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Ene 14, 2020
Lectura 3 min

Dic 31, 2019
Lectura 3 min

Dic 10, 2019
Lectura 3 min

Oct 29, 2019
Lectura 3 min

Comentarios