Lo humano y lógico sería que cualquier persona esté a favor de los niños, a favor de la salud y de un sistema robusto que la garantice, lamentablemente ni quienes integran al actual Gobierno federal ni la mayoría de Morena en el Congreso están de acuerdo con esto, y lo demuestran con sus omisiones criminales al encubrir al subsecretario Hugo López-Gatell.

El pasado 30 de junio, durante la sesión de la Comisión Permanente, votábamos una solicitud presentada por la bancada del Partido Acción Nacional en la que buscamos que se debatieran las lamentables declaraciones de Gatell, además exigíamos que López Obrador lo removiera de su cargo, pero Morena dijo no.

Es una falta de respeto para la vida de las y los niños con cáncer, para sus familias y para todo el país que el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud piense que hay un golpismo internacional operando en su contra. ¡Es una vergüenza!

¿Para eso querían su mayoría? Usan sus votos para callar al Congreso y dar la espalda a los mexicanos mientras arropan a sus funcionarios públicos, los cuales, por cierto, son pagados con nuestros impuestos.

La 4T ha demostrado que no puede brindarle servicios de salud a los mexicanos, que no tienen empatía por los enfermos. Hugo López no pudo hacer nada con la pandemia, somos el cuarto país con más muertes en el planeta a causa del mal manejo de la crisis de COVID-19. Ahora, una vez más da la espalda a la gente, a los papás y a las mamás de los niños que tienen cáncer, mientras que los legisladores de Morena solapan su irresponsabilidad.

Es claro que el Gobierno federal no adquirió a tiempo los medicamentos oncológicos que requieren los pacientes. Había un compromiso expreso por parte del titular del Instituto de Salud para el Bienestar para que el sábado 26 de junio, se abastecieran las medicinas para los infantes con cáncer y no se cumplió.

Diversos medios de comunicación han consignado que el desabasto ha perjudicado a más de 19 mil niñas y niños con cáncer. Y ha provocado, lamentablemente, la muerte de mil 600 pacientes. El desabasto de medicamentos es una realidad, no se puede minimizar, y mucho menos invisibilizar la situación que se vive en clínicas y hospitales de nuestro país.