Un juez determinó prohibir las corridas de toros en la Plaza México y escasas horas después la jefa de gobierno capitalino, Claudia Sheinbaum, interpuso un amparo para frenar lo que parece inminente, una cornada mortal a una industria de más de cinco siglos. Los costos son varios y multidimensionales.

El martes 14 de junio de 2022, Sheinbaum interpuso un recurso de impugnación a la decisión de un juez que analizó el amparo presentado por la organización Justicia Justa, quien pedía abolir las corridas en el Coso de Insurgentes.

Apenas cuatro días antes un juez federal ordenó la suspensión indefinida de los eventos taurinos en la que además es la plaza más grande del mundo.

El 27 de mayo, es decir, dos semanas atrás, el mismo juez ordenó la prohibición provisional mientras analizaba los argumentos de las partes involucradas.

La Plaza México emitió su respuesta en un comunicado: defendería legalmente en las instancias pertinentes su existencia, al tiempo de que prometió diferir para una fecha posterior los compromisos programados con antelación en el foro taurino.

DESDE TORILES

Los defensores de animales afirman que la Fiesta Brava presenta una crueldad contra el toro de lidia y que se promueve su sufrimiento, según los dichos de integrantes de Justicia Justa.

“Se concede la suspensión definitiva para los efectos precisados en la presente resolución”, se lee en el primer el fallo sobre la demanda que interpuso la asociación civil Justicia Justa, que se pronunció contra los reglamentos que permiten los eventos taurinos en la Ciudad de México. La sentencia fue apelada.

Ya desde diciembre el Congreso capitalino se pronunció en contra de la Fiesta Brava, mientras que el Legislativo quedó abierto al diálogo de los involucrados.

La Plaza México es el recinto taurino más grande del mundo, porque tiene un aforo para 50 mil personas, 42 mil cómodamente sentadas, inaugurado el 5 de febrero de 1946.

Sin embargo, su explotación ha resultado multifuncional, porque albergó ya diferentes eventos desde conciertos artísticos hasta funciones de box y de lucha libre.

La cría del toro de lidia o toro bravo en México tiene su origen en el Siglo XVI, cuando en 1522 se estableció la primera ganadería del país en Atenco, en el Valle de Toluca.

RECUENTO DE DAÑOS

En las horas recientes previas al cierre de esta columna el movimiento antitaurino cobraba una fuerza creciente.

El decreto en el que la tauromaquia fue considerada un patrimonio cultural inmaterial de México desde 2011 fue invalidado en Nayarit el 15 de junio de 2022. La Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinó que no es procedente el apelativo, según el ministro Alberto Pérez Dayán. El argumento es que ninguna práctica de tortura, maltrato y muerte animal debe ser considerado cultural.

En cinco de 32 estados de la República Mexicana se han prohibido las corridas, una tradición de 500 años en el país.

Las ferias más importantes de Aguascalientes, Guanajuato, Hidalgo y Zacatecas albergaron grandes episodios de la Fiesta Brava, pero existen otras plazas con mucha tradición como Querétaro, Tlaxcala y Nayarit.

Este último estado podría sumarse en breve a los otros cinco que prohibieron ya las corridas: Sonora, Coahuila, Guerrero y Quintana Roo.

En la Ciudad de México pareciera existir un último aliento para la posibilidad de no cancelarse las corridas, de acuerdo a la consulta que solicitó Sheinbaum el martes 14 de junio de 2022, tras asegurar que su gobierno no está a favor ni en contra de los toros,.

“Me parece importante que se haga una consulta, que se discuta en la sociedad; ahora el juez se adelanta y hace esta suspensión definitiva, pero de parte nuestra pues ya van a ser los propios privados, la propia plaza de toros, quien haga todo el proceso jurídico correspondiente”, expuso.

En el mundo, los detractores del espectáculo taurino suman adeptos. En Colombia, Bogotá decidió prohibir la muerte y maltrato del toro en las corridas.

Los otros países donde están permitidas son España, Francia, Portugal; Perú y Ecuador, pero en el caso de este último no se permite la muerte del toro en el ruedo.

Según la Unesco, el patrimonio cultural inmaterial se manifiesta en la lengua y la tradición oral, tradiciones culinarias, artes del espectáculo, juegos tradicionales, rituales, actos festivos, conocimientos y prácticas relativos a la naturaleza y el universo, en la música y danza tradicional.

Hasta 2020 fue que la tauromaquia comenzó a ser excluida de este listado de bienes.

En el diccionario definicion.de expone a la tauromaquia desde sus orígenes prehistóricos, como un concepto asociado a la valentía: el hombre demuestra su valor al enfrentarse al toro. En la actualidad, la práctica se vincula también a cuestiones estéticas, ya que se tienen en cuenta los movimientos que realiza el matador.

La Fiesta Brava es un contenido esencial para los medios informativos especializados en deporte. Entre los primeros diarios que incluyeron una sección permanente en sus páginas está el Esto. El autor de esta columna tuvo la encomienda en 2001 de escribir la gran crónica delos 60 años del Diario de los Deportistas, que inició como semanario el 2 de septiembre de 1941 y que desde noviembre de 1943 se convirtió en una publicación diaria (tal como citaron a quien esto escribe Carolina Magali Cruz y Rocío del Carmen Madera en su tesis de titulación en la Licenciatura de Comunicación y Periodismo de la Facultad de Estudios Superiores Aragón, de la UNAM, bajo el título de La Especialización del Periodista Deportivo en el Ámbito Deportivo de México. Gracias.

CORNADA MORTAL: MURRIETA

Deposita a un lado esos audífonos con orejeras que superaron la barrera del tiempo moderno que todo lo vuelve portátil y cada vez más pequeño, porque su aparatosa estructura le ayuda a mitigar el ensordecedor barullo de la festividad masiva en los cosos donde se ha convertido en la voz oficial del arte taurino durante 37 años.

Heredero de la estafeta de los grandes locutores voceros de la tauromaquia mexicana Paco Malgesto y Pepe Alameda, el ‘Primer Espada’, como lo bautizara uno de los grandes amantes de esta tradición, Jacobo Zabludovsky, toma la muleta y avanza al centro del ruedo. Sus pasos son firmes y elegantes, con el donaire del soldado valeroso que defenderá sus propios honores en el patíbulo de la controversia.

Heriberto Murrieta, el cronista taurino número uno del mundo, realiza reflexiones que asegura no salen del corazón, sino del más agudo análisis que le ha caracterizado en su relatoría de las corridas de toros durante casi cuatro décadas.

Esta industria no solo contempla el evento en sí no otras convergentes, como es la medicina, farándula, marcas patrocinadoras y economía parasitaria, como es la informalidad en el comercio de alimentos, textiles, artesanías, memorabilia y merchandising diverso, entre otros.

Según el informe (publicado en 2018) “Caracterización y dimensionamiento del sector bovinos espectáculo en México” de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sagarpa), avalado por el Comité Nacional de Sistemas Producto Bovinos Espectáculo (CNSPBE), la industria de la tauromaquia tiene un valor anual global del orden de los $6,961,691,274 pesos, moneda nacional, con las ganaderías y los servicios recreativos como rubros esenciales.

Y de eso da fe ‘Beto’.

“Son más de 81 mil empleos directos y 146 mil empleos indirectos generados al año (previo a la pandemia). Esto explica con números lo importante que es la industria y el costo que podría tener esta cornada a la Fiesta Brava al suspenderla en la Plaza México”.

—¿Por qué debe existir la Fiesta Brava?

“Es bueno que exista porque es tradición, porque es arte y cultura, porque representa esta derrama, porque considero que no conviene prohibir cosas, porque es anticonstitucional pensar en quitar los toros en nuestro país.

“Estoy en desacuerdo porque el toro vive en magníficas condiciones durante más de cuatro años. Por cada toro que muere en la plaza hay otros cinco vivos en la ganadería. Creo que es un acto diverticida e intolerante, inconstitucional, autoritario. Miles de personas se pueden quedar sin su trabajo.

—¿Es un asunto politizado?

¡Desde luego! Lleva varios años politizándose, porque creo que muchos políticos no es que estén  convencidos de estar en contra de la tauromaquia sino que les conviene políticamente estar en contra de la tauromaquia.

—¿En qué le afecta a Heriberto Murrieta?

“A mí me afecta el conflicto en que me quedo sin trabajo, sin narrar las corridas en la plaza México por radio y televisión, lo cual es un arrancamiento de una actividad profesional laboral que está enmarcada y protegida por la constitución.

—¿Disney le puso alguna condición contractual para pertenecer a ESPN?

“Ninguna. Al contrario, me da la apertura de transmitir las corridas con otra cadena que no es ESPN. Lo único que me queda claro es que por tratarse ESPN de un canal estadounidense non hablamos de toros ni tauromaquia, sino de otros deportes

—¿Es el último aliento de la Fiesta Brava?

“Reconozco que el futuro es un poco incierto, pero confío en que la ley, la apertura, la libertad, la constitución protejan a esta actividad taurina en México y en el mundo”.

—¿Qué desea agregar para los antitaurinos y a los fans en general?

“La corrida no consiste en maltratar al toro. Como todo ser vivo el toro morirá tarde o temprano y en el ruedo tiene la posibilidad de salvar la vida. Algunos presuponen que se le hace daño al toro, pero los taurinos sentimos amor y veneración por este animal. Las reses en el rastro sí mueren de forma cruel, ventajista, sin oportunidad de moverse”.

Fuentes externas: Columnas del autor en Forbes.com.mx, el Heraldo de México y Fan Datos de CID Consultoría

Héctor Quispe es un periodista que analiza sobre negocios y deporte con más de 30 años de experiencia, así como profesor universitario en estas materias.