Los primeros tres años del Gobierno de López Obrador han sido devastadores para la economía de las familias mexicanas. Noviembre registró el índice inflacionario más alto de los últimos 20 años: más del 7 por ciento anual.

Ustedes se preguntarán ¿esto en qué afecta a los mexicanos? De entrada, el dinero que ganas te va a alcanzar para menos y esto es muy fácil de comprobar.

Antes de que Andrés Manuel López Obrador tomara el poder, si una familia promedio hacía su despensa con mil pesos para una semana, ahora tienen que comprar menos o gastar al menos 300 pesos más.

Es necesario hablar con la verdad por muy cruda que sea. Me di a la tarea de comparar los precios de la canasta básica del 2018 con los de la canasta básica de este año, y así las cosas:

Por ejemplo, en 2018 el tomate costaba 15.70 pesos, esta semana estuvo en 66.30 pesos; el jitomate costaba 16.60 pesos, hoy cuesta 46 pesos; los nopales, al inicio del sexenio tenían un precio de 13.50 pesos, ahora su precio ronda los 36.90 pesos.

De este modo, en el sexenio anterior, con lo que comprabas un kilo de tomates verdes, hoy te alcanza para 236 gramos, ¡menos de un cuarto de kilo! Qué terrible.

La materia prima con la que se cocina en los hogares de México ha sufrido un incremento. Hacer unos chilaquiles o un arroz rojo se ha vuelto un lujo para los mexicanos debido a los altos precios. A eso, claro, hay que adicionarle el precio del gas.

La inflación está íntimamente ligada con el ejercicio del Gobierno. Es claro que, a mal Gobierno, mayor inflación.

Las decisiones de López Obrador cuestan vidas y, además, han afectado los bolsillos de los mexicanos. Este Gobierno ha registrado, mes con mes, un incremento sobre la inflación.

El cierre de este año se torna desalentador para las familias mexicanas y cada día se ve más lejano que un mexicano pueda cumplir su sueño de comprar una casa, de adquirir un coche o simplemente irse de vacaciones.

La llamada “Cuarta Transformación” ha destruido los anhelos de los mexicanos y ha generado 4 millones más de nuevos pobres.

Urge que en este Gobierno se pongan a trabajar, no es posible que los ciudadanos laboren incansablemente y el dinero no les rinda. Esta administración ha hecho todo mal, estamos en medio de una crisis de salud y el Gobierno federal ha tenido un pésimo manejo de la pandemia.

Por si fuera poco, el Presidente de la República le miente descaradamente a los mexicanos exponiendo todas las mañanas una realidad alterna que solo él puede ver desde Palacio Nacional.

Mientras López Obrador está preocupado por proteger y desarrollar sus megaproyectos, las familias se tienen que ajustar el cinturón para que el dinero les alcance.

Es necesario que se cambie el rumbo económico que lleva el país, antes de que sea demasiado tarde.