El aspirante presidencial multimillonario trata ahora de convencer a millones de compatriotas que le den dinero.

Bastaron unos clics un día de la semana pasada para que Donald Trump recaudara 3 millones de dólares en aportes de campaña, tanto como en todo el mes de mayo. Pidió donaciones de 10 dólares o más y prometió poner 2 millones de dólares de su propio dinero.

Pero fue un solo e-mail. El éxito requiere insistencia.

Después de jactarse durante meses de que era capaz de financiar su propia campaña, el virtual candidato republicano debe convencer a la gente de que necesita dinero. Y su campaña está demostrando falta de pericia en lo que pudiera llamarse “el arte del e-mail”. Un análisis halló que el 74 por ciento de sus primeros pedidos de fondos fueron a parar a la carpeta de correo basura.

‘Un esfuerzo cotidiano’

El jefe de Finanzas de Trump, Steven Mnuchin, dijo que la campaña se sintió “abrumada” por las reacciones al primer pedido online de fondos. “A partir de ahora será un esfuerzo cotidiano”, dijo Mnuchin.

Desde el e-mail inicial, la campaña de Trump ha emitido al menos cuatro solicitudes. El domingo, el estratega jefe Paul Manafort envió un mensaje en el que destacó el éxito logrado e instó a los partidarios a mantener el impulso. (AP)