Representantes de cadenas televisivas, entre ellos el periodista mexicano Jorge Ramos, interrumpieron la transmisión de una conferencia del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, después de que el mandatario dijera mentiras, según los periodistas.

Trump intentó apoderarse de la audiencia a la hora en la que los noticiarios salen en la Costa Este, tras una jornada en la que su ventaja en Pensilvania y Georgia disminuía.

Después de que Trump acusara un fraude electoral y asegurara que los “votos ilegales” lo alejan de su triunfo electoral, algunas de las cadenas ABC, CBS y NBC interrumpieron la transmisión del discurso, ofrecido desde la Casa Blanca.

Ramos, quien se encontraba al frente de la emisión de Univisión, al lado de Lilia Calderón, decidió cortar el mensaje del presidente y explicar la razón del abrupto acto.

“Ahora sí vamos a dejar la conferencia de prensa del presidente Donald Trump, porque parte de las cosas que dijo son mentira”, aseguró Ramos.

El periodista mexicano dijo que no es cierto que haya votos ilegales y estos estén robando la elección a Trump, además de recalcar que el presidente no posee ninguna evidencia acerca de sus dichos.

TE SUGERIMOS: “¡DETENGAN EL CONTEO!”, EXIGE TRUMP DESESPERADAMENTE ANTE VENTAJA DE BIDEN

El conductor Brian Williams, de la MSNBC, también interrumpió el mensaje del presidente, mientras que Fox News Channel y CNN transmitieron completo el discurso de Trump.

Lester Holt, de NBC, dijo que tenía que interrumpir al presidente pues decía falsedades.

“Tenemos que interrumpir aquí porque el presidente está haciendo declaraciones falsas, incluida la idea de que ha habido una elección fraudulenta”, mencionó Lester.

Norah O’Donnell, de CBS, interrumpió y solicitó a la corresponsal Nancy Cordes que hiciera una verificación de hechos de la aseveración de Trump de que si los “votos legales” fueran contados, ganaría fácilmente los comicios.

Cordes dijo que no hay indicio de un número considerable de votos ilegales, y señaló que la aseveración de Trump sobre una llegada tardía de votos era “otra falsedad”.