Bernie Sanders, precandidato demócrata a la Presidencia de Estados Unidos, ofreció ayer aprobar en los primeros 100 días de su gobierno varias ambiciosas órdenes ejecutivas que impidan la deportación de más de 11 millones de inmigrantes indocumentados.

“Sin estos trabajadores es probable que nuestro sistema agrícola se colapsaría”, indicó Sanders en la Cumbre de Estrategia para una Reforma Migratoria Justa celebrada en Las Vegas, en el estado de Nevada.

El plan migratorio del senador demócrata de Vermont y el más cercano rival de Hillary Clinton en la disputa por la nominación demócrata, incluye “un camino responsable a la ciudadanía”, similar a la iniciativa aprobada por el Senado en 2013, pero que no fue votada en la Cámara Baja.

“Como Presidente, será una prioridad aprobar una solución legislativa para nuestro descompuesto sistema migratorio. Pero seré claro: No esperaré a que actúe el Congreso”, subrayó.

En ascenso

Sanders, quien temporalmente aventajó a Clinton en las encuestas de Iowa y Nueva Hampshire, propuso por ello aprobar cuatro acciones ejecutivas más ambiciosas que las del presidente Barack Obama, quien autorizó en 2012 el Programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA). (Fuente: Notimex)